Iluminar el garaje

Publicado por Cristina Yáñez, 24 May 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Garaje iluminado

El garaje normalmente es una de las zonas más descuidadas de la casa, un lugar en el que apenas pasamos tiempo y al que no prestamos atención, sobre todo en lo relacionado a la iluminación, algo que supone un gran fallo.

LO QUE DEBES SABER...
  • Garajes pequeños: será suficiente con instalar tubos fluorescentes en el techo.
  • Garajes grandes: podemos colocar puntos de luz en distintas zonas para abarcar lo máximo posible.
  • Sensores de movilidad: harán que las luces se enciendan automáticamente y no tendremos que salir del coche.

 

No es habitual encontrarse con una casa que cuente con un garaje con ventilación y luz natural. La mayoría son pequeñas estancias, bajo tierra, sin ventanas al exterior. Por este motivo suelen ser lugares muy oscuros y húmedos que necesitan iluminación artificial.

 

Iluminar un garaje pequeño

En el caso de tener un garaje pequeño, es normal pensar que como solo lo utilizaremos los escasos minutos que tardaremos en aparcar o salir con nuestro vehículo, no merece la pena prestar atención a su iluminación, pero nos equivocamos.

Una de las prácticas más comunes es colocar una bombilla en el centro de la estancia, que se limita a iluminar el techo del coche y que supone un gran error, ya que no permite una correcta visibilidad a la hora de estacionar el vehículo correctamente.

En este tipo de garajes se recomienda recurrir a tubos fluorescentes, que podemos colocar en el techo o en las paredes. Además de no consumir en exceso, nos darán una luz correcta y más que suficiente.

La mejor opción será colocar sensores de movilidad, que hagan que las luces se enciendan automáticamente al detectar al vehículo, y que nos evitarán tener que salir para encender la luz nosotros mismos.

Iluminación para garajes amplios

Cuando el garaje es lo suficientemente grande, solemos usarlo también para guardar bicicletas y trastos que no usamos habitualmente, o incluso como lugar para llevar a cabo pequeñas tareas de bricolaje. En estos casos la iluminación debe recibir todavía más atención.

Al igual que en el supuesto anterior, podemos colocar en el techo tubos fluorescentes en la zona donde quedará estacionado nuestro coche, con sensores de movilidad, que iluminarán lo suficiente a la hora de aparcar.

Podemos complementar la luz con una iluminación específica en las zonas que dedicamos a otros usos, colocando bombillas de bajo consumo o focos. Estos lugares no es necesario que cuenten con sensores, ya que podremos darle al interruptor y evitaremos un consumo innecesario.

Por el contrario, si preferimos dotar a toda la estancia de una única iluminación, podemos optar por focos empotrados direccionales que podremos dirigir a las zonas que más lo necesiten o lámparas industriales que ofrecen la intensidad suficiente para iluminar superficies más amplias.

No debemos olvidar que una correcta iluminación puede evitar percances innecesarios que pueden dañar nuestro coche o a nosotros mismos.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos