Piscinas de arena

Publicado por Cristina Yáñez, 23 May 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Piscinas que se adaptan al entorno

La mayoría de las personas que tienen un jardín se plantean la posibilidad de poner una piscina en él para disfrutar en verano. Pero son muchas también las que se echan para atrás debido a que una piscina rompe la apariencia estética del patio o jardín. Por ello hoy vamos a hablaros de unas piscinas que se integran totalmente, las piscinas de arena.

LO QUE DEBES SABER...
  • Arena: se puede crear una orilla de arena para simular que tenemos una playa en nuestro jardín.
  • Rocas: aportarán un toque de naturaleza a este tipo de piscinas y son otro elemento con el que jugar para que la integración sea total.
  • Personalización: cada piscina será totalmente diferente, ya que lo que se busca es la adecuación al jardín o patio en el que se vaya a situar.

 

Esta idea totalmente innovadora está siendo cada vez más elegida por alojamientos de lujo, debido a su integración con el paisaje y el relax que transmite. 

 

Elementos naturales 

Normalmente, la mayoría de las instalaciones de piscinas consisten en realizar un hueco en el terreno, sobre el que se sitúa o se construye el “recipiente” en el que irá el agua, colocando alrededor suelo de cemento o granito, por lo que es un elemento que suele desentonar dentro del jardín y se ve que es puramente artificial.

Las playas de arena en cambio buscan romper con todo lo anterior, y se caracterizan por integrarse en el terreno simulando la apariencia de una playa o lago real. No están prediseñadas, sino que cada una se personaliza de acuerdo a las características y morfología del terreno en el que se vaya a ubicar, así como el paisaje de alrededor, para que no parezca un elemento artificial. 

Integración con el paisaje 

Se eliminan los bordes de cemento con escaleras, tan característicos de las piscinas tradicionales, y se sustituyen por orillas de arena para que podamos ir adentrándonos poco a poco hasta llegar a la profundidad deseada, tal y como pasaría en una playa.

Pero no solo se pueden recrear playas, sino que dependiendo de cómo sea nuestro jardín, se puede colocar una piscina que simule el cauce de un río, así como sus rocas o que se integre en cualquiera de los elementos que ya tengamos.

Por lo tanto, se puede decir que es una evolución de las piscinas tradicionales, ya que en vez de ubicarlas en medio del jardín, se intenta integrarlas como un elemento más del paisaje.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos