Piscinas interiores, una alternativa al buen tiempo

Publicado por Cristina Yáñez, 07 May 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Piscina interior en casa

La opción de poner una piscina en el interior de casa es una gran idea para todas aquellas personas que disfrutan dándose un baño y haciendo ejercicio a cualquier hora del día y en cualquier época del año.

LO QUE DEBES SABER...
  • Piscina interior: una opción perfecta para disfrutar de la piscina durante todo el año.
  • Presupuesto: la instalación de una piscina cubierta supone un coste elevado, pero su posterior mantenimiento será menor que el de una piscina en el jardín.
  • Materiales: es importante utilizar materiales de calidad para no tener problemas de humedad en casa.

 

No solo es una solución para las familias que no cuentan con un jardín donde instalar la piscina, sino que es una alternativa perfecta para disfrutar de esta estancia incluso en invierno, pudiendo celebrar fiestas o simplemente pasar momentos de relax con amigos y familiares.

 

Dónde instalar la piscina

Aunque pensemos que para instalar una piscina cubierta necesitamos mucho espacio, en realidad no es así. Es posible colocar piscinas interiores pequeñas que nos harán disfrutar tanto como las grandes, solo debemos saber todo lo imprescindible antes de decantarnos por esta opción.

El mantenimiento de una piscina interior será más sencillo y menos costoso, aunque la inversión inicial supone realizar un desembolso bastante mayor que el de una piscina exterior.

La estancia que decidamos utilizar para emplazar nuestra piscina debe estar acondicionada por completo desde el suelo hasta el techo, y siempre teniendo en cuenta que el subsuelo sea compatible.

Habrá que pensar también en instalar un buen sistema de climatización y control de humedad, así como un suelo antideslizante. Los materiales deberán ser de gran calidad, en este tipo de estancias no podemos arriesgar y que se produzcan problemas graves en el futuro.

Acomodar la estancia

Si es posible, es recomendable que haya algunos ventanales que puedan abrirse y dejen pasar la luz natural, que se complementará con la luz artificial que coloquemos tanto en el interior de la piscina como en la propia estancia. Jugar con la luminosidad nos aportará calidez y conseguiremos así un lugar relajado e íntimo.

Habrá que invertir también en un sistema de calefacción que hará que podamos usar la piscina todo el año y mantener una temperatura del agua agradable.

Aunque el mantenimiento sea menor que el de una piscina en el jardín, debemos tener en cuenta que igualmente necesitará un control del cloro para mantener la higiene del agua.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos