Ventajas e inconvenientes de los inodoros con cisterna empotrada

Publicado por Cristina Yáñez, 22 Mar 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Características de las cisternas empotradas

A la hora de planificar cómo será nuestro cuarto de baño, hay que tomar decisiones acerca de si queremos bañera o ducha, dónde colocaremos el lavabo y los espejos y qué tipo de inodoro vamos a instalar. Las cisternas empotradas están adquiriendo bastante protagonismo en los últimos tiempos, por ello vamos a contar sus ventajas e inconvenientes.

LO QUE DEBES SABER...
  • Sistema: la cisterna se acciona mediante un pulsador o sensor que se coloca en la pared, desapareciendo así las formas tradicionales.
  • Ventajas: ocupa muy poco espacio y combinará mejor con la decoración moderna.
  • Inconvenientes: posee un precio más elevado y la instalación requiere una obra mayor.

 

La principal característica de este tipo de instalaciones es que desaparece la cisterna ya que se encuentra empotrada en la pared, por lo que únicamente queda visible la taza del váter y el pulsador o mecanismos para accionar la cisterna. 

 

Ventajas de las cisternas empotradas 

Estas cisternas empotradas tienen una serie de ventajas e inconvenientes que tendremos que valorar para ver si se ajustan a nuestras necesidades, o por el contrario no nos interesa instalar una en nuestro cuarto de baño. 

Si hablamos de las ventajas, hay que destacar dos por encima de todo. La primera es que ganamos espacio debido a que se elimina la presencia de cisterna, por lo que es una opción muy recomendable para baños pequeños, pudiendo usar la superficie que hemos ganado para colocar estanterías, espejos o cualquier elemento que se nos ocurra.

Por otro lado, la otra ventaja que encontramos depende más del tipo de decoración que tengamos en el baño, pues estas cisternas son idóneas para los estilos minimalistas en los que prima la presencia de los elementos indispensables. 

Inconvenientes de este tipo de inodoros 

En cuanto a los inconvenientes de las cisternas empotradas, nos encontramos principalmente con que poseen un precio más elevado que los sistemas tradicionales, aunque puede compensarnos pagar la diferencia si se ajusta totalmente a lo que estamos buscando. El otro punto negativo es que la instalación es más dificultosa por tener que ir empotrada la cisterna en la pared, y en algunos casos, debido a la situación de tabiques o a la falta de espacio entre las paredes, será imposible colocarla. 

En conclusión, las ventajas que ofrecen las cisternas empotradas se podría decir que son superiores a las desventajas, por lo que os animamos a que deis el paso si estáis indecisos.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos