Cómo crear un pequeño spa en nuestro cuarto de baño

Publicado por Marta Leal, 27 Nov 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Crear un spa en el baño

El trabajo, la casa, los niños, las compras, la crisis… todo esto hace que lleguemos a un estado anímico un poco alterado y debamos parar unos minutos y relajarnos para seguir rindiendo igual, y sobre todo para continuar con buena salud. ¿Qué tal tener un pequeño spa en casa?

LO QUE DEBES SABER...
  • Utensilios: velas, música relajante, sales de baño, aceite corporal, zumo, etc.
  • Opciones: bañera, sauna o ducha de hidromasaje.
  • Temperatura: es importante que no tengas frío ni al entrar al baño ni cuando salgas, ya que perderías toda la relajación conseguida.

 

No siempre podemos escaparnos a un balneario o a un spa urbano y a veces cuando lo necesitamos es en el mismo día y no nos apetece salir de casa. Puedes ambientar tu cuarto de baño para conseguir allí la paz y la relajación que necesitas.

 

Invertir dinero

No es necesario hacer una obra en casa para crear un rincón de spa en el baño, aunque si da la casualidad que vas a hacer reforma, invierte el dinero en una ducha o bañera de hidromasaje si el baño que tienes no es muy grande.

Si por lo contrario dispones de mucho espacio y puedes hacerte con una pequeña sauna, tendrás tu spa completo sin moverte de casa.

Qué se necesita

Cuando queremos estar relajados buscamos un sitio donde no oigamos ruido y preferiblemente a oscuras. Esta idea es la que debemos llevar a nuestro spa. La poca luz que pongas será gracias a unas velas y de fondo solo debes escuchar música relajante.

Te aconsejamos que no tengas muchas cosas por medio, ya que esto hace que nos desviemos de nuestra tranquilidad, por eso la decoración más adecuada es la minimalista. Decora la bañera con unos pétalos de rosa y echa en el agua sales de baño. También ayudará mucho poner un quemador con un aceite esencial de lavanda

Cuando vayas a salir del baño procura tener cerca una toalla para secarte, hidrata tu piel con un aceite corporal con un pequeño masaje y por último bebe un zumo para que la temperatura diferente del agua y del ambiente no haga que te marees.

Si la bañera es de hidromasaje, deja actuar las burbujas con moderación para que no sean muy fuertes y te hagan daño. En una ducha de hidromasaje también puedes encontrar tu ratito de tranquilidad dejando que los chorros te vayan dando por todos los puntos en los que notes molestia. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos