Acomodar su habitación para el comienzo del curso escolar

Publicado por Covadonga Carrasco, 31 Ago 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Habitación escolar

Los niños requieren un espacio adecuado para estudiar. El ambiente es muy importante a la hora de que los pequeños logren resultados positivos durante el curso. Por eso es tan importante que los padres preparen la habitación de los futuros estudiantes antes de que comience el curso escolar.

LO QUE DEBES SABER...
  • Elementos: no debe haber televisión ni elementos que distraigan al niño. Un ordenador con acceso a Internet sí es recomendable.
  • Luz: es importante que la habitación sea luminosa y entre la mayor cantidad de luz natural posible.
  • Sillas y mesas: han de ser a la medida y lo suficientemente buenas para que el niño no tenga problemas de espalda.
  • Rutinas: establecer horarios y tareas diarias para acostumbrar a los más pequeños.

 

Los niños necesitan un grado de concentración especial para ponerse a estudiar y para ello es importante tener un lugar destinado específicamente para ello. En ese mismo espacio que se prepare para que el niño estudie, se debe crear una rutina y unos hábitos de estudio estableciendo unos horarios en los que dediquen el tiempo necesario para estudiar.

 

 

Evitar aparatos que distraigan al niño

Lo primero que habrá que hacer es elegir el lugar de estudio. Este debe ser silencioso con la iluminación suficiente, con luz natural para que no fuerce la vista. La silla y la mesa han de ser adecuadas para evitar problemas de espalda en el niño.

Esta zona debe ser usada exclusivamente para el estudio. No puede haber una televisión, un equipo de música o una videoconsola, y en el caso de que haya un ordenador solo debe usarse para temas relacionados con los estudios. Evitando así que el niño disperse su atención y haciendo que se dedique, mientras esté en este espacio, a lo único que debe hacer, estudiar.

Resulta muy importante que los niños establezcan unos hábitos de estudio. El espacio y el tiempo que se dedique de manera diaria para ello ayudará a que se cree una rutina y que finalmente él solo se ponga a estudiar sin que nadie se lo diga.

Dos horas para los más pequeños de la casa y una hora más para los que se acercan a la adolescencia.

Establecer unos horarios y unas rutinas

El horario de estudio debe mantenerse y siempre debe realizarse en el mismo lugar. Las actividades extraescolares pueden tener su hueco pero nunca en el espacio o en el tiempo que se ha de dedicar al estudio.

El ordenador que tenga en esta habitación debe estar preparado con Internet y programas que ayuden al niño a completar sus estudios.

La habitación estará más que completa con estos pocos detalles y seguro que los resultados del próximo curso serán mucho mejores.

También es importante dar ejemplo a los hijos, estableciendo rutinas y tareas entre los padres.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos