¿Cómo enseñar a nadar a un niño? 4 tips

Publicado por canalHOGAR, 23 Jun 2018

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Bebé sujeto sobre el agua por manos adultas

El juego es la respuesta perfecta a tu duda como enseñar a nadar a un niño. Respetar el ritmo del pequeño y evitar traumas es fundamental para que la relación con el agua sea desde la más corta edad: sana, atractiva y beneficiosa.

No hay una fórmula única para saber cómo enseñar a un niño a nadar. Hay muchas diferencias que deben tenerse en cuenta como la edad, las capacidades del alumno y su relación actual con el medio acuático.

A pesar de las diferencias, los expertos en natación infantil dejan cuatro consejos clave para empezar con la tarea de ensenar a los pequeños a nadar y coinciden al recomendar las clases de natación en familia como un buen plan.

 

4 tips imprescindible para enseñar a nadar

 

Niña en el agua con bañador y dos churros de natación bajo los brazos

 

  • El miedo hay que superarlo, pero no ignorarlo

 

El miedo al agua es común entre niños –también entre mayores-, pero los expertos coinciden en señalar que si se trabaja con tiempo y con la mayor antelación posible, es mucho más probable que se supere.

Si tu alumno de natación, presenta signos más o menos importantes de miedo al agua, empieza por ayudarle a acabar con ese obstáculo que no le permitirá avanzar en ningún estilo de natación. Por supuesto, no fuerces la situación, puedes empezar a mejorar la relación con el agua del pequeño en la bañera o en una piscina hinchable donde se sienta más seguro.

Recurrir a profesionales también es buena idea en caso  de temor al agua, aunque depende mucho del carácter del niño que sea mejor o peor para superar el miedo. Atiende a las reacciones del pequeño y adáptate a sus necesidades. Se recomienda ser constante, pero paciente.

 

  • El juego es la mejor técnica para enseñar

 

La pedagogía lúdica gana adeptos por sus interesantes resultados en todas las materias. En el caso de la natación aún con más motivo y con mucha más facilidad puedes hacer de tus lecciones sobre natación un divertido juego.

Con los más pequeños, menos de tres años, más que pensar en nadar, esfuérzate por jugar en el agua con él para que se familiarice al máximo con el medio. La capacidad de flotar verás como aflora casi de manera innata en un niño que se siente feliz, acompañado y relajado dentro del agua.

 

  • La libertad es primordial

 

El ritmo de aprendizaje de un niño no puede forzarse y mucho menos cuando se trata de aprender a nadar. Por el contrario, el tiempo de toma de confianza es primordial para que luego la técnica se aprenda más rápido y con mejores resultados.

Intenta en la media de lo posible y siempre con la seguridad como prioridad, dejar al niño que experimente de forma libre con el agua. Si quiere estar todo el rato en una postura concreta o haciendo algo como patalear o solo mover un brazo, no coartes ese primer impulso y aprovéchalo para avanzar. Imponer un tipo de técnica o ejercicios concretos en las primeros contactos con la natación no suele ser muy productivo, menos en un entorno doméstico como la piscina de casa.

 

  • Busca el apoyo de accesorios atractivos

 

El churro de natación es el gran invento para enseñar a un niño a nadar.

Es ligero, llamativo, fácil de encontrar y económico. No prescindas de este apoyo y no te arriesgues con otro tipo de accesorios. Evita especialmente los flotadores tradicionales o las colchonetas hinchables son peligrosas y poco aconsejables para que los niños aprendan a nadar.

 

Si tu hijo ya sabe flotar y/o bucear y se trata de fomentarle el hábito y que practique hay un montón de recursos acuáticos para jugar en la piscina, aprendiendo, desde tesoros que se hunden y hay que rescatar hasta porterías o canastas flotantes perfectas para los más mayores.

 

3 errores al enseñar a nadar

 

Niño en el agua con gorro de baño azul y churro de natación bajo la cintura

 

  • No respetar el ritmo natural

 

No todos los niños andan al año de nacer, tampoco todos los bebés adoran el medio acuático ni se sueltan a flotar en el mismo momento. Es cierto que enseñar a nadar a un niño es muy buena idea, pero forzar la situación no lo es en absoluto. Escucha al niño, trabaja desde el respeto, estimula y espera resultados.

 

  • Obligar y presionar sobre logros o avances

 

Como norma general, ten en cuenta que hasta los 6 años no se inicia a los niños en la natación desde un punto de vista de disciplina deportiva y en con estilos. Por lo tanto, todo el tiempo anterior debe emplearse en ayudar al niño a disfrutar del agua y sentirse seguro.

Aún así y con independencia de la edad del niño, no es buena idea comparar los avances o los logros de unos niños con otros. Evita la comparación con hermanos, amigos u otros familiares. ¿Un ejemplo? El típico comentario “a tu edad tu primo ya se tiraba de cabeza”, no es una buena forma de ayudar.

 

  • Refuerzo negativo

 

Como en cualquier otro aprendizaje también en natación se recomienda mayoritariamente el uso del refuerzo positivo y no el negativo. No te centres en lo que el niño no logra o no puede hacer y celebra lo que sí hace o los pequeños pasos o avances que consigáis.

La piscina y en una zona que no cubra es ideal para empezar a enseñar a un niño nadar, si tienes la suerte de contar con una en casa tendrás más disponibilidad y posibilidades. Si además dejas que tu Seguro de Hogar se ocupe, por ejemplo, de colgar tus lámparas nuevas, ya tienes más tiempo para dedicarle a vuestras clases de natación en familia.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde Facebook nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su nombre será publicado junto a su comentario

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE TECH S.A., como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.