La piedra como elemento de decoración

Publicado por canalHOGAR, 29 Sep 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Una mano sujeta 4 piedras blancas que tienen escrito LOVE

Las piedras de decoración son muy versátiles: se adaptan a cualquier estilo y su presentación puede ser muy variada: desde lucir su forma natural hasta elaborados proyectos DIY con los que dar carácter y personalidad a nuestro hogar. Descubre todo lo que puedes hacer con ellas.

En la decoración, el universo Do It Yourself (Hágalo usted mismo) está cada vez más presente. Muebles antiguos, pallets, viejas ruedas, ramas de árboles, troncos… todo es útil si lo que queremos es darle una segunda vida y transformarlo en algo totalmente diferente. Esta corriente, unida al deseo de trasladar la naturaleza al hogar en todas sus versiones, da como resultado la propuesta que os traemos hoy: convertir las piedras y los cantos rodados de los ríos en objetos de deseo para decorar nuestras casas.

 

Piedras de decoración: ¿Qué aportan?

 

No hay dos piedras iguales, y ese detalle es, probablemente, la característica que más nos gusta a la hora de usarlas en decoración. No son patrimonio de ninguna corriente decorativa, pudiéndose adaptar a cualquier estilo. Y combinadas con agua o plantas crean la sensación de tener un pequeño ecosistema dentro del hogar.

 

Ideas para usar piedras de decoración

 

La piedra siempre queda bien. Esta materia prima que ha pasado desapercibida durante mucho tiempo, gana el protagonismo, -y con razón- que merece. Es un elemento decorativo que se puede usar tal cual, sin ninguna modificación más que la propia erosión originada por el río, o puede servir para crear proyectos de todo tipo. La decoración con piedras no tiene por qué ceñirse a cubrir la base de un jarrón de cristal para colocar encima una vela. Las posibilidades son tantas como tu imaginación te permita:

  • Cubo de piedras: Con ayuda de una espátula, recubre un cubo metálico con lechada y pega una malla de piedras (de las que se usan para los suelos). Después, aplica más lechada en los huecos entre piedra y piedra y limpia el sobrante con una esponja humedecida en agua. Estas macetas quedan perfectas con plantas muy verdes en cualquier rincón de la casa.
  • Salvamanteles resistente: Sobre un trozo redondo de moqueta de 20 centímetros de diámetro, ve pegando piedras que encajen unas con otras, como si de un puzle se tratase, para dejar el menor espacio posible entre una y otra. Cuando termines, habrás construido una original base para que las cacerolas que acabas de retirar del fuego no quemen el mantel.
  • Felpudo: Siguiendo la misma técnica anterior, puedes construir felpudos totalmente naturales que serán perfectos para las casas de campo, pero que también encajará muy bien en el rellano de tu piso. Puedes hacerlos de forma rectangular o en semicírculo.
  • Muro de mampostería: ¿No te gusta el frontal de tu cocina? Con las piedras lo tienes fácil. Recúbrelo de arriba abajo con cantos rodados ligeramente planos. Pégalos con cemento cola unos encima de otros sin dejar huecos.
  • Corazón de piedra: En una malla de gallinero, recorta dos corazones iguales de unos veinte centímetros. Pon uno sobre el otro y "cose" sus extremos con alambre. Rellénalo con cantos rodados y cuélgalo con un cordel rústico de la pared.
  • Lámpara para la mesita de noche: Con el taladro, haz un agujero en el centro de unas doce piedras que sean lo más planas posibles.  Apila una sobre otra por orden de tamaños, siendo la de la base la más grande. Introduce por los agujeros un cable y pon una bombilla en el extremo de arriba. Pega las piedras unas con otras y corona la lámpara con una pantalla de tela.
  • Cuadros con carácter: En una lámina, pega varias piedras haciendo las composiciones que más te gusten. Puedes hacer repeticiones, figuras geométricas, ponerlas ordenadas o desordenadas. Después, coloca la lámina en un cuadro con fondo, un marco de un color neutro y paspartú.
  • Marcos especiales: Elige un marco con bastante anchura y ve pegando sobre él pequeños cantos rodados tratando de no dejar espacios entre unos y otros. Es una idea muy interesante también para hacerla en el espejo del baño y crear una estética muy natural.
  • Como adorno del plato de ducha: en el centro del plato pon una base de suelo de madera para duchas dejando diez centímetros libres por cada lado. Rellena esos espacios que han quedado vacíos con cantos rodados del mismo tamaño. Un DIY muy sencillo que cambiará por completo el diseño de tu cuarto de baño.
  • Colgadores de pared: Utiliza un pegamento super resistente para pegar la cabeza de unos clavos en el centro de varios cantos de río. Cuando el adherente esté bien seco, clávalos con mucho cuidado en una tabla de madera y colócalo en la pared de la entrada. Será un excelente perchero para dejar prendas de ropa.
  • Cactus perennes: Elige varias piedras cuya superficie sea redondeada y suave y píntalas de diferentes tipos de verde. Después, con un rotulador permanente blanco pinta en una de ellas varios puntos, en otra unas líneas verticales y varios asteriscos imitando los pinchos de un cactus, etc. Cuando termines, llena una maceta de barro de piedras muy pequeñas y encaja en ella los cactus que acabas de hacer. Este elemento quedará bien tanto en el interior como en el exterior de la casa.
  • Cabecero natural: Sobre una tabla de madera natural sin tratar (que sea lo más imperfecta posible) pinta con lápiz una franja horizontal en el centro y rellénala con piedras y cantos rodados de tamaños similares. Elige los colores que mejor se adapten a tu habitación para que este particular cabecero encaje a la perfección.
  • Pediluvio casero: Haz un rectángulo uniendo cuatro tablas de madera y en la base grapa una malla de gallinero. Cúbrelo con cantos rodados, introdúcelo en la ducha y relájate pisando descalzo tu pequeño pediluvio.
  • Mándalas: Con un rotulador fino y permanente crea composiciones de líneas y puntos para diseñar pequeños mándalas en las piedras. Después, puedes ponerlas en la pared, en una bandeja de mimbre, o tal cual sobre mesas y muebles.
  • Piedras con mensajes: Al igual que en la foto de este artículo, puedes diseñar letras en cada canto rodado para formar palabras bonitas, o escribir mensajes completos en cada una de ellas. Cuando termines, pega las piedras sobre una tabla rescatada de un palé y cuélgalo en cualquier estancia de tu casa.

Seguro que con estas ideas, has sentido la necesidad de hacer una excursión para hacerte con grandes cantidades de esta materia prima. Si es así, no olvides protegerte con el Seguro de Viajes MAPFRE, también con coberturas para viajes de corto recorrido.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos