Objetos decorativos con acabado verdigrís

Publicado por Covadonga Carrasco, 16 Jul 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Consigue un acabado verdigrís en tus objetos decorativos

En casa siempre hay multitud de objetos decorativos que se hacen viejos y se deterioran, pero por el especial cariño que les tenemos no nos apetece deshacernos de ellos. La mejor manera de darles un toque renovador es aplicar técnicas decorativas sencillas y cuyos resultados son espectaculares. El acabado verdigrís es una de ellas.

LO QUE DEBES SABER...
  • Restaurar: el verdigrís es una de las mejores técnicas que podemos utilizar para mejorar el estado de objetos decorativos antiguos a los que tenemos especial cariño.
  • Objetos nuevos: también podemos usar la técnica del acabado verdigrís con objetos nuevos.
  • Estética: es perfecta para decorar ambientes rústicos o para estilos más modernos rompiendo así la línea decorativa.

Esta técnica es muy simple, en realidad lo que se busca es dar ese toque similar al oxidado que se produce en los objetos de metal como el bronce o el cobre cuando llevan mucho tiempo a la intemperie.

 

Restaurar objetos antiguos

El acabado verdigrís es perfecto para integrarlo con una decoración de estilo rústico o incluso en otras más modernas para romper la unidad estética y ofrecer un toque llamativo.

Si en lugar de hacerlo sobre un objeto viejo, lo hacemos en una pieza nueva, lo primero que habrá que hacer será aplicar una capa de imprimación. Así protegeremos el objeto, y la pintura que apliquemos después se fijará mucho mejor.

 

Aplicar la técnica verdigrís con cuidado

En el caso de que la intención sea la de reciclar algún objeto, habrá que hacer una limpieza especial antes de aplicar esta técnica, siempre teniendo en cuenta en qué estado está la pieza que queremos renovar.

Cubriremos el objeto con pintura plástica acrílica de color verde muy oscuro, casi negro, y daremos un par de manos, la segunda cuando se haya secado bien la primera.

A continuación, aplicaremos pintura dorada o una combinación de purpurina y goma laca, e iremos aplicándola con un pincel grueso haciendo hincapié en las zonas más rugosas y los diferentes recovecos del objeto sin llegar a cubrirlo hasta el fondo. Cuando se haya secado la pintura dorada, aplicaremos otra capa de verde pero muy aguada.

Extenderemos con una pátina betún de Judea y cera de anticuario y dejaremos actuar unos minutos para después retirar el exceso. Sacaremos brillo al objeto con un trapito que no suelte pelusa y ¡listo!



Comentarios (1)

simeonediego842 comento el 16/07/2014 a las 12:09

Me gusta mucho la idea. Todos tenemos objetos para decorar que nos da pena tirar a pesar de que están estropeados. Gracias por la idea :)

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios