El verde en la decoración

Publicado por Covadonga Carrasco, 09 Dic 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Decora con verde

Aunque a priori el verde es un tono que solemos usar en primavera, en los últimos años se ha convertido en uno de los colores más utilizados en la decoración de todo el año.

LO QUE DEBES SABER...
  • Cítricos: combinados con tonos amarillos, ocres o marrones darán modernidad a espacios rústicos.
  • Cocina: los verdes llamativos combinados con los blancos crean un efecto espectacular.
  • Iluminación: si vamos a usar el verde en un espacio de trabajo debemos buscar la iluminación adecuada para evitar los deslumbramientos.

 

Una de las grandes ventajas del verde es que es un color que aporta serenidad, paz, frescura, armonía, esperanza y sobre todo es el color que nos recuerda a la naturaleza. Pero si además lo combinamos con otros colores como el blanco, los resultados pueden ser espectaculares.

 

Elegir el lugar y el tono adecuado para cada caso

Lo primero que debemos pensar es en qué estancia vamos a colocar este color como elemento decorativo y sobre todo de qué manera. Al ser un color tan agradecido podemos usarlo como color de las paredes, complementos, muebles, textiles o incluso en la iluminación. Si dentro de la gama del verde elegimos los tonos más claros aportaremos un toque juvenil, de amplitud y frescura a la habitación. Sin embargo, si elegimos la gama de los más oscuros conseguiremos dar una mayor sensación de seriedad.

En cualquier caso, el verde es un color que puede transmitir elegancia, pero sobre todo naturalidad y por tanto es el color perfecto para colocar en cualquier parte de la casa.

Un color que combina con casi cualquier tono

Los tonos pistacho combinados con los pastel o con los neutros como el blanco, pueden resultar muy llamativos y al mismo tiempo generar sensación de tranquilidad.

El verde también es un color que combina excelentemente con el amarillo y además esta combinación aporta mucha luminosidad, por lo que está especialmente indicada para habitaciones pequeñas.

Los tonos más cítricos combinados con los ocres o los marrones también son una apuesta segura, especialmente si los colocamos junto a muebles rústicos, lo que aportará cierta modernidad a un estilo mucho más clásico.

Si vamos a elegir el verde para un espacio de trabajo debemos cuidar mucho la iluminación, porque si se nos va la mano puede provocar deslumbramiento.

En el caso de los tonos verdes más fuertes, estos generan espacios muy sofisticados. Las cocinas en verde y blanco resultan espectaculares dando una enorme sensación de limpieza.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios