Escritorios originales, para niños y mayores

Publicado por Cristina Yañez, 12 Sep 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Ideas para tener un escritorio original

Con la vuelta al trabajo de los adultos y al colegio de los niños, es muy probable que de nuevo necesitéis hacer uso de un escritorio, tanto para hacer los deberes como para adelantar tareas o directamente trabajar desde casa. Por ello, os vamos a proponer una serie de ideas y consejos, para que le deis un toque original a este mueble y las horas que paséis sentados junto a él se hagan mucho más cómodas y amenas.

LO QUE DEBES SABER...
  • Diseño: debemos buscar que no esté reñida la comodidad con las formas y líneas que presente el escritorio.
  • Pared: podemos decorarla con motivos originales o vinilos, e incluso pintarla con pinturas especiales.
  • Sillas: hay que cuidar también los detalles de la silla, ya que es un elemento fundamental en cualquier escritorio.

 

Hay que reservar un espacio del dormitorio o la habitación que usemos como oficina, para colocar un escritorio en el que podamos desarrollar múltiples tareas

 

Paredes originales de pizarra

Debido al tiempo que pasamos en el escritorio, ya seamos niños o adultos, es conveniente darle un toque original para que no nos aburramos de él y se nos hagan las horas de estudio y trabajo eternas. Por eso, vamos a daros una serie de ideas, que podéis llevar a cabo al pie de la letra o modificar a vuestro gusto dejando volar vuestra imaginación.

En primer lugar, una manera original de estar siempre organizados y que se está poniendo muy de moda es la de pintar con pintura de pizarra la pared en la que se encuentra el escritorio, de esta forma podremos dibujarnos el cuadrante de trabajo o los horarios escolares, para tenerlos siempre presentes. 

El diseño y la importancia de las sillas 

Por otra parte, son muy originales los escritorios de diseño que escapan de las formas convencionales y presentan trazos irregulares y curvas que hasta hace bien poco parecían imposibles. Pero no por ello pierden usabilidad ni dejan de ser prácticos. Un buen ejemplo son aquellos escritorios adosados a la cama, que se repliegan sobre el cabecero cuando no queremos usarlos, o aquellos otros que a modo de litera se extienden por encima de nuestra cabeza mediante una balda en la que colocar más utensilios.

En cuanto a las sillas, la comodidad no está reñida con la originalidad, por lo que podemos escoger asientos para nuestro escritorio que posean unas líneas diferentes y sean llamativos, pero que a la vez podamos pasar horas sentados en ellos sin que nuestra espalda se resienta lo más mínimo. Un ejemplo muy actual son aquellos que tienen una especie de pelo blanco que simula una alfombra de piel.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios