Decorar tejidos con lejía

Publicado por Vanesa Sánchez, 24 Jul 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Decorar ropa con lejía

Mucho ha cambiado la forma de llevar ropa con lejía desde aquellos vaqueros y camisetas desteñidas que usábamos hace años.  

LO QUE DEBES SABER...
  • Boli de lejía: se pueden realizar dibujos muy bonitos y detallados.
  • Degradado: también podemos conseguir este estilo tan de moda sumergiendo por partes la prenda y dejando actuar diferentes tiempos.
  • Cuidado: hay que llevar a cabo la técnica en un lugar abierto para que los vapores de la lejía no nos perjudiquen.

 

Ahora se pueden utilizar diversas técnicas que nos darán muchos y distintos acabados. Vamos a ver cómo decorar tejidos con lejía.

 

Hacer diseños elaborados

Una de las opciones es utilizar la técnica del boli de lejía. Aunque existen bolis que se pueden comprar listos para usar, nosotros podemos hacer uno de fabricación casera. Si rellenamos un rotulador gastado con lejía, podemos utilizarlo para pintar la prenda que queramos customizar, no solo para ropa sino también para colchas, cojines, cortinas, etc.

Un palillo mojado en lejía y la goma que tienen algunos lápices en su parte superior son excelentes pinceles para realizar delicados dibujos en tela.

Para los menos habilidosos con el dibujo, se pueden utilizar plantillas compradas o fabricadas de forma casera. Así podremos personalizar totalmente una prenda con motivos más complejos y sofisticados.

Otra idea curiosa es hacer filas de pespuntes en la parte de la prenda que queramos marcar e introducirla en lejía para luego sacarla y descoserlas, consiguiendo que las rayas de lo cosido queden más oscuras que el resto.

Con cintas adhesivas se pueden hacer fácilmente formas rectas y geométricas. Una vez creado el dibujo, se sumerge la ropa en lejía y después se quitan las pegatinas. Es muy socorrido para grandes superficies.

Otras ideas

Esta temporada hay una tendencia muy de moda que es el degradado. Hacerlo nosotros en casa es más sencillo de lo que parece, solo hay que tener en cuenta el tiempo de inmersión en lejía. De menor degradado a mayor, iremos sumergiendo por partes: 30 segundos, 2 minutos, 4 minutos, 7 minutos y hasta 10 minutos. El efecto es sorprendente. También podemos hacer nudos en la prenda para obtener un dibujo algo inesperado, ya que no se sabe la forma final que puede quedar una vez deshecho el nudo.

Como hemos podido comprobar, son técnicas muy fáciles, pero hay que tener la precaución de no respirar directamente los vapores de la lejía y desteñir la ropa en lugares abiertos para que no nos afecte su toxicidad.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios