Crear cuencos originales

Publicado por Marta Leal, 12 Dic 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cuencos decorativos

Aunque no lo parezca, un cuenco es un elemento esencial para nuestro hogar, tanto en la cocina como en el resto de la casa. 

LO QUE DEBES SABER...
  • Reutilizar cuencos: pintar el cuenco con pintura especial, forrarlo con fieltro o hacer un molde interior con arcilla blanca.
  • Crear un cuenco: lo más original es hacerlo con fieltro de lana de colores, un material resistente y muy decorativo.
  • Utilidad: estos cuencos pueden servir para preparar aperitivos, como servilleteros, para dejar llaves, etc. 

 

Un cuenco puede servirnos para ofrecer un aperitivo a nuestras visitas o también de decoración y para dejar las llaves, anillos, etc. Para que sea original y divertido tenemos que utilizar la imaginación y fabricarlo nosotros mismos.

 

Reutilizar un cuenco

Seguro que por casa tenemos algún elemento que tenga la forma de cuenco y que ya no nos guste, esto nos puede servir para elaborar nuestro nuevo cuenco original. Lo podemos forrar con fieltro o pintarlo con pintura acrílica de un color o de varios. También podemos pintarlo de blanco y luego hacer un diseño tribal, para ello primero debemos hacerlo con lápiz y después seguir las líneas con la pintura y color que más nos guste. Por supuesto es necesario utilizar pintura especial para cerámica.

Otra forma muy original de tener nuestro cuenco es con arcilla blanca. Amasamos la arcilla y colocamos un pañito de crochet encima de ella. Pasamos el rodillo por encima para que quede impreso el dibujo del paño. Retiramos con cuidado el pañito y comprobamos si el dibujo ha quedado bien. Ahora recortamos la arcilla con cuidado y la colocamos dentro de otro cuenco o recipiente dándole la forma perfecta y con cuidado de tapar todo el interior. Cuando esté bien seco lo podremos pintar con pintura acrílica del color que más nos guste.

Crear un cuenco

Obtener un cuenco hecho por nosotros es muy sencillo y rápido, solo necesitamos fieltro de lana de colores, lana, un folio y tijeras.

Hacemos la forma que queramos con el folio, por ejemplo un rectángulo, y levantamos los lados que nos servirán como pared del cuenco. Recortamos las esquinas un poco. Utilizaremos esto de plantilla para hacer exactamente lo mismo con el fieltro de lana. Una vez tengamos los mismos pasos, cogemos las esquinas y las unimos unas con otras, utilizando la lana y una aguja para dar unas puntaditas.

Quedará más divertido si ponemos un elemento decorativo en cada esquina o en el centro del cuenco, como un lazo, o utilizamos fieltro de diferentes colores. Además podemos hacerlo más resistente y utilizar un trozo de cartón o madera para la base y seguir los mismos pasos anteriores. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos