Las 10 sillas de diseño más famosas

Publicado por canalHOGAR, 31 Ene 2017

Silla LC1 de Le Corbusier en una sala de estar

Funcionales y decorativas, las sillas son herramienta de decoración, pero también de distinción y personalidad. 

Ya sea en la sala de espera de una oficina o en el salón de nuestra casa, nuestras sillas dan una imagen del espacio que las envuelve. Y ocupando mucho menos que otros muebles que, además de dar un importante peso visual a cada estancia, pueden suponer un lastre para nuestro estilo decorativo.

 

Ahora bien, las 10 sillas de diseño más famosas de todos los tiempos no son precisamente baratas, pero pueden suponer una inversión de estilo. Vamos a verlas y, sobre todo, reconocerlas ya que son tan universales que alguna vez nos habremos sentado en ellas.

1. LC1 de Le Corbusier.

Presentada en el Salón de Otoño de París en 1929 por Le Corbusier, Pierre Jeanneret y Charlotte Perriand, no ha perdido ni un ápice de vigencia. De hecho, suele ser la estrella de los salones corporativos por sus finas líneas, su simplicidad y su comodidad. Sus distintos modelos y colores hacen que el objeto evolucione para adaptarse a cada ambiente, sin perder su razón de ser: la democratización del estilo funcional.

2. Silla Barcelona.

También de 1929 viene esta silla para los amantes de la arquitectura. La diseñadora Lily Reich y el arquitecto Ludwin Mies Van der Rohe la presentaron en el pabellón alemán en la exposición de Barcelona. Si bien en un principio el diseño se componía de una base metálica en x, y un cojín de piel de cerdo color marfil, en 1950 Mies reinventó la pieza, con nuevos materiales y un acabado más estilizado. Sus dimensiones y su división en dos partes hacen que protagonice cualquier estancia o salón, haciendo que la inversión en los muebles a su alrededor resulte claramente innecesaria. 

 

 

3.  Silla Panton.

Comenzó la tendencia de los muebles de una pieza y supuso un avance que unía sofisticación y cierto descaro en la decoración, muy acorde con su época: 1960. Por supuesto, fue diseñada por Verter Panton y es capaz de no pasar desapercibida, aportar colorido y modernidad a las estancias y sorprender creando composiciones que previamente parecían imposibles.

 

 

4. Silla Acapulco.

Recientemente, el estilo retro va aportando su peso a la decoración actual, no solo para amantes de la nostalgia y los tiempos pasados. Por eso, la silla Acapulco, que también salió en la década de los 60 en México, supone un toque de aire fresco no solo en terrazas, sino en salones que quieran sumar vida y modernidad. Compuesta por un soporte de hierro y cuerdas de PVC de distintas tonalidades, es la enemiga del aburrimiento y será venerada en Instagram por, suponemos, muchos años más. Ha llegado a representar un auténtico estandarte de la belleza mexicana.  

 

 

5. Silla Ant (Hormiga).

He aquí un caso del tiempo dándole la razón al artista, en este caso el danés Arne Jacobsen. En sus orígenes, en 1952, no fue ni entendida ni aceptada por el gran público. Razones no faltaban: tres patas en lugar de 4, respaldo con formas sinuosas y ausencia total de reposabrazos eran cualidades demasiado extrañas para la sociedad de la época.

Poco a poco, sus nueve chapas de madera curvadas han ido conquistando a la opinión pública hasta hacerse con el podio de la simplicidad, la comodidad y la versatilidad.

 

 

6. Silla Coconut.

Está claro que la observación es una fase fundamental del proceso creativo. De ahí que, a su creador, George Nelson, se le ocurriese esta idea de silla en 1955 mientras partía un coco. Un homenaje a la sencillez hecha comodidad y universalidad. Además, su capacidad de adaptación a diferentes ambientes la han convertido en un auténtico icono del diseño industrial actual. Nunca el plástico unido al cuero había dado tanto de sí. 

 

 

7. Silla Diamond.

Este clásico contemporáneo que forma parte de las sillas de diseño más famosas salió en 1950 de la mano de Harry Bertoia, quien destacaba por sus experimentos en diseño industrial con la forma y el volumen. Esta silla se fabrica a mano, a partir de varillas curvadas, entrelazadas y soldadas. Crea la sensación de sentarse en el aire, por su apariencia ligera y elegante, pero sorprendentemente son muy cómodas. El objetivo del autor es hacer creer a su público que se encontraba no solo con un objetivo funcional ni meramente decorativo, sino toda una escultura. 

 

 

8. Silla Huevo.

De nuevo el escandinavo Arne Jacobson logra con su creación entrar en el podio de las 10 sillas de diseño más famosas. Se trata de la unión en una sola pieza de asiento, respaldo y reposabrazos, previamente diseñado en 1958 para el vestíbulo del hotel Royal de Copenhague, se convierte en el punto central de la estancia que ocupa y ofrece una privacidad nunca vista en una silla anterior. Además, pensemos en el shock para la sociedad de la época encontrarse con esta silla de grandes dimensiones que además giraba 360 grados. Hoy en día es un referente del estilo nórdico. 

 

 

9. Silla Paimio.

Concebida como una escultura en sí misma, es robusta, pero ofreciendo una gran comodidad. Fue diseñada en 1932 por Alvar Aalto para el descanso de los pacientes de un sanatorio. Su característica forma curvada se corresponde con la chapa de abedul, unida a una estructura también de abedul que incorpora los resposabrazos. Una apuesta por lo orgánico que, curiosamente, inspiró a la siguiente silla. 

 

 

10. Silla Eames.

Puede que ya la conozcas y eso es por sus ventajas y un estilo funcional que traspasa fronteras, épocas y todo tipo de presupuestos. Aunque su verdadero nombre es Vitra Eames Plastic Chair, de Charles y Ray Eames, es un objeto de coleccionista que representa el espíritu funcional y popular que marcaría los años 50 en los Estados Unidos y la primera diseñada en plástico. Por eso, fue diseñada para un concurso creado de diseño de muebles low cost, impulsado por el Museum of Modern Art (MOMA) de Nueva York. 

 

 

Recuerda que, sea cual sea tu estilo, y sin importar qué sillas elijas para tu vivienda, conservar tus muebles en perfecto estado dependerá de muchos factores, como el hecho de mantener tus espacios libres de humedades o temperaturas excesivamente elevadas. Con los Seguros de Hogar MAPFRE tendrás a tu disposición un sinnúmero de soluciones para evitar el deterioro de tu casa y de los objetos que tienes dentro de ella. 



Linkedin Google Email WhatsApp

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos