Sillas de formica, vuelve un clásico a nuestras cocinas

Publicado por canalHOGAR, 23 Ago 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Sillas de formica, vuelve un clásico a nuestras cocinas

Igual aún conservas en la casa familiar del pueblo alguna silla de formica que ahora vas a querer a toda costa, si quieres darle a tu cocina una aire vintage en su vertiente más clásica o en la tendencia americana.

Las sillas, y en general,el mobiliario hecho de formica, vivió su época dorada en los 70, y, hasta ahora, allí se habían quedado sillas de cocina y mesas de los colores más variados, que formaban parte de los recuerdos de toda una generación. Ahora les ha llegado el momento de renacer, las sillas de formica son un clásico que vuelve a las cocinas, gracias al auge de lo retro y lo vintage.

La historia de la formica es una aventura sorprendente que se inició en Estados Unidos en 1912 en una empresa llamada Formica que buscaba un material alternativo a la mica que servía entonces para el aislamiento eléctrico. Fruto de estas investigaciones surgió una resina plástica que acabaría conociéndose mundialmente como formica y que se convertiría en el material idóneo para hacer mesas, sillas y un sinfín de mobiliario. En 1960, es cuando la formica se conoce como símbolo del estilo de vida moderno.

Casi 100 años después, la formica vuelve a la primera línea del diseño y la decoración, aunque esta vez, se convierte en el material ideal para crear espacios -no sólo cocinas- de estilo retro. Precisamente, los muebles de formica son imprescindibles en cocinas, comedores y salones que apuestan por revivir la década de los 60, pero con un toque actual y renovado propio de este siglo.

Como material, los expertos en mobiliario coinciden en señalar que la formica triunfo y vuelve a hacerlo por sus ventajas incontestables frente a otros materiales como la madera.

La formica es resistente

Esta resina plástica es sumamente dura y resistente al uso cotidiano y diario. No precisa prácticamente de mantenimiento y admite una limpieza básica y diaria con agua y jabón simplemente. Resiste bien tanto la humedad, como el calor o el frío.

La formica es creativa

Hay formica verde, azul, amarilla, blanca y agua marina…. Y toda la gama de colores que puedas imaginar o que necesites: no hay limitación ni en el color ni en el diseño para la formica, que además admite perfectamente la combinación con metales, por ejemplo.

 

 

La formica es económica

Como material, la formica es sumamente barata y, aunque en su día se popularizó como materia prima de lujo, es un compuesto económico de fabricar. Actualmente, el precio de las piezas de formica se eleva por su diseño o por su antigüedad, pero no por el material en sí.

Seguro que con estas tres características, la formica ya ha conquistado tu corazón y ha despertado tus recuerdos más tiernos de la infancia, pero si quieres adoptar de nuevo sillas de formica en tu cocina, pon atención a hacerlo de forma actual, sin caer en la antigüedad trasnochada.

- Estilo americano. Si vas a montar una cocina estilo años 50 americano, perfecto. Las sillas de fornica son ideales para estos ambientes, elígelas en tonos neutros y coordina con el resto de elementos previstos. Acércalas a una mesa sencilla también de formica, pero muy básica para que las sillas no pierdan fuerza en el conjunto.

- Ambiente ecléctico. La sillas de cocina de formica antiguas, restauradas o nuevas son perfectas en comedores de estilo ecléctico, mezcla un par de estas sillas o una, con otras de madera, alguna de estilo clásico… en la descoordinación entre sillas está el encanto de este estilo, que se impone tanto en los hogares como en los espacios públicos, como cafés o restaurantes chic.

- Espacio urbano e industrial. Si tu cocina forma parte de un loft que has decorado con estilo urbano, perfecto; las sillas de formica también son ideales para estos ambientes. Elígelas en un solo color o con un print geométrico y siempre combinadas con metales en sus patas y estructura.

La formica nunca se marchó, pero es cierto que tuvo décadas de olvido y polvo en trasteros y cocinas de finales de siglo. Ahora, las sillas de formica son piezas clave en las cocinas más modernas y tendenciosas del momento, convirtiéndose en objeto de culto. Si ya te has hecho con unas y quieres combinarlas con una nueva lámpara, el servicio de bricolaje del Seguro de Hogar MAPFRE se encargará de colgar tu nueva luminaria, mientras tú eliges el mejor sitio para tus sillas.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos