Cuatro estilos para decorar un dormitorio

Publicado por Covadonga Carrasco, 28 May 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Diferentes estilos para decorar el dormitorio

El dormitorio es uno de los lugares de la casa que más definen nuestra personalidad. Decorarlo es todo un placer, pero también puede convertirse en un quebradero de cabeza si no elegimos el estilo adecuado. Vamos a ver cuatro posibles estilos para decorar un dormitorio y así decidir cuál es el más adecuado para nosotros.

LO QUE DEBES SABER...
  • Estilos: no importa el estilo que elijamos, cualquiera de ellos debe estar acorde con nuestros gustos y nuestra personalidad.
  • Textiles: son siempre los grandes protagonistas de un dormitorio, pero son muy diferentes y específicos para cada estilo.
  • Colores: los colores son también distintos según el estilo, pasando de los más llamativos a los tonos más claros y neutros.

No tenemos por qué seguir las pautas de moda de forma estricta, siempre debemos adecuar los estilos que son tendencia a nuestras propias necesidades y gustos. Para ello, debemos ver muchos estilos diferentes hasta conseguir el más adecuado.

 

Estilo clásico

El estilo clásico es uno de los más comunes a la hora de decorar un dormitorio. El motivo de que permanezca siendo tendencia de forma constante es que, a pesar de las modificaciones y las modas, la esencia del estilo se mantiene siempre.

Este estilo puede ser suave en tonos pastel o neutros, pero también podemos darle un toque de modernidad mezclando esos tonos con una de las paredes de la habitación en un color más llamativo, por ejemplo.

Si nos gustan las cenefas, podemos colocar alguna en blanco con detalles en rosa para darle un toque decorativo.

Por otro lado, en cuanto a los textiles, podremos usar telas delicadas mezcladas con algunas algo más gruesas que aporten cierto toque de intimidad.

Los detalles románticos siempre deben estar presentes: sobre un edredón blanco podemos poner almohadas rosas o rojas. Para darle un toque aún más cálido al dormitorio, una buena idea es perfumar los textiles con fragancias especiales para telas.

La iluminación es básica, debe ser suave y acogedora al igual que la decoración, en la que nunca deben faltar flores naturales o artificiales. Las rosas son una buena opción.

Si somos fanáticos de la decoración en tonos neutros, el Shabby Chic es nuestro estilo perfecto. Es probablemente uno de los estilos más femeninos que podemos encontrar en decoración y los colores básicos son los rosa palo y los beis.

Las rayas en estos tonos son un clásico y si son anchas, mucho mejor. Los muebles, por otra parte, también tienen que ser de colores claros: de estilo romántico, de mimbre o formica.

En este estilo las camas con dosel son las protagonistas, los detalles rústicos también están permitidos, pero siempre pintados en los tonos anteriormente comentados.

Los textiles deben ser también en rosa pálido, verde claro, beis, crema... toda la gama de los pastel será la protagonista. La ropa de cama y las almohadas siempre en tonos lisos, los estampados debemos dejarlos para las cortinas o los cubrecamas y siempre manteniendo la gama de color.

Las fotografías en marcos de madera de estilo barroco, las flores en jarrones de cerámica y las flores secas son elementos que tampoco deben faltar.

 

Estilo rústico

El estilo rústico es otro de los estilos más comunes a la hora de decorar un dormitorio, ya sea en una casa de campo o en un piso en la ciudad.

Tiene ese toque cálido como pocos que nos recuerda a las casas de la Toscana, sencillo pero con toques antiguos que resultan muy confortables.

La cama debe ser de forja, generalmente de hierro ennegrecido o también pintado en tonos blancos. También podemos colocar camas de madera oscura con edredones o colchas de algodón en blanco que aportarán el toque de luminosidad al dormitorio.

También podemos usar color para los textiles si lo hacemos en estampados de flores en color Burdeos, azul, amarillo o verde.

En cuanto a las cortinas, suelen ser de algodón en color blanco, con detalles de encaje y con la barra decorativa de hierro forjado para mantener el estilo rústico.

Los elementos decorativos imprescindibles son los cojines de flores, macetas o floreros de terracota, murales con paisajes, etc. Eso sí, siempre sin recargar la decoración.

Otro elemento imprescindible para dar ese toque rústico son los suelos de madera para aportar aún más calidez.

 

Estilo minimalista

El "menos es más" se ha convertido en norma para las nuevas tendencias decorativas. Es una forma de crear una decoración sin estridencias y adecuar el espacio de descanso.

Los muebles son de líneas rectas, colores claros, sobre todo el blanco y, generalmente, con diseños modernos. Las camas deben ser sencillas, no importa el material, y deben estar vestidas sin excederse en cojines o almohadas.

Se evita la ornamentación en tocadores y cómodas, y las lámparas siempre deben tener formas cúbicas o cilíndricas. Las cortinas también deben ser simples, en tonos lisos o estampados muy leves.

El minimalismo tiene una máxima que es el orden. Para eso es importante el almacenaje y elementos especiales para organizar todo.

Pero no se trata de un estilo aburrido en absoluto. Como suele decorarse con tonos negros, blancos o grises, también podemos darle un toque divertido con algún color llamativo.

 

Estilo asiático

Otro de los estilos que más de moda han estado en los últimos tiempos ha sido el estilo asiático.

Los muebles en bambú e incluso los estores del mismo material son algunas de las claves.

Podemos reformar los armarios colocando puertas correderas que se dividen en cuadrados y que tienen un acabado en papel de arroz. Lámparas colgantes del mismo material y camas bajas prácticamente en el suelo son también algunos de los detalles que no pueden faltar.

En cuanto a los elementos decorativos, los Budas o los monjes son todo un clásico, junto a los pájaros que simbolizan la libertad. Estos son algunos motivos que no deben faltar en nuestro dormitorio asiático.

Las mesillas junto a la cama pueden ser iguales que los muebles de boda chinos, dan un toque muy original y típico oriental.

Otro de los elementos que no pueden faltar son las alfombras, pero no como las conocemos en occidente, sino alfombras tatami que se usan incluso como base de la cama colocando directamente el colchón sobre ellas.

En cuanto a los colores, el estilo oriental se decanta por tonos naturales y algo apagados. El rojo es el protagonista que da el toque más llamativo a la decoración, el verde también es aceptado.

Los biombos y las mesas kotatsu que sirven para tomar té o comer, también pueden colocarse en el dormitorio para generar el ambiente oriental que buscamos.

Con estos cuatro estilos, muy diferentes entre ellos, podemos encontrar algunas ideas y modificarlas a nuestro gusto y según nuestra personalidad, para que nuestro dormitorio sea la estancia de la casa en la que nos sintamos más cómodos.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

cristinalpez354 comento el 28/05/2014 a las 13:31

La verdad es que el estilo minimalista es genial porque a mi me encanta el órden y me encantaría tener mi dormitorio así de bonito.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos