La taracea, una técnica de decoración muy curiosa

Publicado por Covadonga Carrasco, 05 Abr 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

La taracea como técnica de decoración

Si hablamos de la taracea es probable que no sepáis a qué estamos haciendo referencia, pero esta es un técnica decorativa de enorme importancia y tradición en Granada, introducida por los árabes y que podemos asociar rápidamente con uno de los monumentos más importantes de la zona, la Alhambra.

LO QUE DEBES SABER...
  • Materiales: se usan diversos tipos de madera, hueso y metal.
  • Artesanía: es una técnica artesanal que está en riesgo de desaparecer por la escasez de aprendices.
  • Árabes: se trata de una habilidad decorativa introducida por los árabes en Granada.

 

Ya quedan pocos talleres artesanos en los que se lleve a cabo esta espectacular técnica de decoración, la cual era usada para cubrir muebles, techos y atauriques.

 

Un mosaico a base de hueso y madera

Los materiales que se usan en la taracea son sobre todo maderas de diferentes tipos como ébano, caoba y nogal, además de hueso y metal.

Se van creando piezas que se colocan y se pegan sobre una superficie de madera hasta quedar cubierta por completo. Posteriormente se pule hasta conseguir el acabado final.

En algunas de estas piezas se realizan incrustaciones de metal (cobre o plata, por ejemplo) y se realiza siempre de manera manual.

Por ejemplo, una mesa elaborada con la técnica de la taracea puede llevar hasta una semana de trabajo dedicándole al menos 8 horas diarias.

Una técnica artesanal que corre el peligro de desaparecer

Esta es una de las técnicas decorativas más respetadas y admiradas, pero como suele suceder con los oficios antiguos, comienza a estar en peligro de desaparición debido a la escasez de artesanos que se dedican a ella. Existen pocos aprendices y por tanto pocas personas que puedan continuar con esta espectacular habilidad.

Se cree que el nacimiento de la taracea data del siglo XIV, llegada a Córdoba gracias a los musulmanes debido a la influencia que tenían en los trabajos ornamentales de cueros repujados y policromados del siglo XII.

Esta técnica llega siglos después a la ciudad de Granada con la ayuda de nuevo de los musulmanes. En este momento se enriqueció con la incrustación en madera y con el paso del tiempo, ya en época cristiana, continuó transmitiéndose de padres a hijos.

Una labor muy cuidadosa y de gran pericia que requiere de un aprendizaje artesanal.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos