Disciplinas orientales en la decoración del hogar

Publicado por Cristina Yáñez, 21 Mar 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Decoración artes orientales

En los últimos años ha aumentado mucho el interés por las actividades y rituales propios de la cultura oriental. Hoy, José Manuel Blázquez, Director General de la escuela de Bonsái y Artes Zen, Bonsaikido, quiere explicarnos algunas de estas disciplinas y cómo aplicarlas a la decoración de nuestro hogar.

LO QUE DEBES SABER...
  • Bonsáis: estos pequeños árboles deben cultivarse en exterior y regarlos solo cuando la superficie empiece a secarse.
  • Ikebana: disciplina que consiste en hacer arreglos florales a modo de ofrenda. Tiene origen budista.
  • Jardín Zen: pequeño jardín de arena y piedras para relajar nuestra mente, cuerpo y alma.
  • Suiseki: piedras paisaje que nos hacen sentir una unión especial con la naturaleza.

 

1. Como experto en el arte de los bonsáis, ¿qué consejos le darías a una persona que se está iniciando en su cultivo? 

Lo más importante es concienciarse de que estamos cultivando un árbol y como tal, siempre debe cultivarse en el exterior, salvo que se trate de una especie tropical y necesite alguna protección solo durante los momentos de frío más intenso.

Otro aspecto importante es el riego, la mayoría de las veces los problemas de cultivo se ocasionan por riego incorrecto, ya sea por exceso o por defecto. Lo adecuado es regar cada vez que la superficie comienza a secarse, ya que esta es la forma en la que el árbol nos dice cuándo necesita agua.

Finalmente, lo más adecuado es comenzar con el cultivo de especies autóctonas o aclimatadas a los lugares en los que vivimos, ya que tendremos más garantías de que no aparecerán problemas de cultivo debido a incompatibilidades entre el hábitat natural y nuestro clima.

 

2. Una de las disciplinas que más incógnitas despierta es el ikebana. ¿De dónde proviene este término? ¿En qué consiste exactamente?

Es la forma en la que los japoneses denominan a una forma de hacer arreglos florales y también se le conoce como kado (el camino de las flores).

La costumbre de hacer ofrendas florales en un altar budista, tratando de simbolizar la conexión del cielo, la tierra y el hombre en el universo, fue importada a Japón desde China, a través de Corea, junto con el budismo en el siglo VI. Más tarde, en el siglo XV, hubo un desarrollo artístico de muchas disciplinas de origen budista Zen, originándose las primeras escuelas de ikebana.

Tradicionalmente los arreglos florales se colocaban en una pequeña alcoba, llamada tokonoma, junto con una pequeña vela o un incienso y un cartel (kakemono) con alguna idea relacionada con el budismo. Estos arreglos también forman parte de la ceremonia del té (chado).

3. Como es lógico, el ikebana requiere un aprendizaje previo, ¿qué elementos necesitamos para realizar esta técnica? ¿Se admite cualquier tipo de flor?

Necesitamos una vasija y una pieza metálica, generalmente de plomo, con unos pinchos que sirven de soporte a las flores, llamada kenzan. Dependiendo del estilo y escuela de ikebana que practiquemos, la vasija será de diferentes formas, decoraciones y tamaños.

Como la espiritualidad y la apreciación de la belleza de la naturaleza son aspectos importantes para los practicantes de ikebana, se utilizan flores de una especial belleza y sobre todo de temporada para tener muy presente la estación del año.

4. Mucha gente ha visto en la cultura oriental una vía de escape del trabajo y el estrés. Con esta finalidad está muy extendido el cultivo de un jardín Zen. ¿Qué necesitamos para tener uno en casa? ¿Dónde debemos colocarlo? ¿Se consiguen buenos resultados?

El lugar ideal es un jardín o una terraza, es decir, en el exterior, sin que necesitemos mucho espacio para tener algo de arena con algunas piedras interesantes y alguna planta de acento (musgos y pequeños arbustos, por ejemplo). De hecho hay una categoría de jardín japonés que tiene como tamaño tan solo 2 tatamis (aprox. 3 m2), llamado tsuboniwa.

Si no disponemos de jardín o terraza siempre podemos recurrir a una pequeña bandeja de cerámica (suiban) o de metal (doban) de unos pocos centímetros, para recrear la misma escena que en un jardín, aunque en este caso deberíamos prescindir de los elementos vegetales y utilizar solo arena y rocas.

El resultado que se consigue con elementos tan humildes y sencillos es el de sentir la cercanía de la naturaleza, lo que nos ayudará a relajar nuestra mente, cuerpo y alma.

5. Otra disciplina que está ganando adeptos es el suiseki. ¿Qué significa y en qué consiste? ¿Qué tipo de piedras se utilizan y con qué formas?

Un suiseki es, literalmente en japonés, una piedra (seki) de agua o en el agua (sui), es decir, una piedra, generalmente pequeña, que nos sugiere un paisaje o algún objeto de la naturaleza (formas humanas, animales, cabañas, etc.).

Una de las características principales de un auténtico suiseki es que este haya sido modelado exclusivamente por la erosión de las fuerzas de la naturaleza (la corriente de un río, la lluvia, el viento, el mar, etc.), es decir, sin ninguna intervención artificial sobre su modelado.

Las piedras paisaje, y especialmente las piedras que nos sugieren montañas (yamagata-ishi), son consideradas los suiseki por excelencia. Además de estas, hay otras formas de piedras paisaje en las que otros elementos juegan un papel más destacado que la propia forma de montaña, como el agua (islas, costas, cascadas, etc.), la relación entre los espacios (planicies, terrazas, mesetas, lagos, etc.) o elementos concretos de la piedra (cuevas, refugios, túneles, etc.).

6. ¿Cómo debemos exponer las piedras del suiseki? ¿Qué se consigue con las formas de la naturaleza que contemplamos en ellas?

Los suiseki se exponen sobre una base de madera tallada llamada daiza (soporte hecho a medida) o sobre una bandeja con agua o con arena llamada suiban (si es de cerámica) o doban (si es de metal), en solitario o acompañando a un bonsái en un tokonoma.

Tanto el daiza como el suiban deben realzar la belleza del suiseki pero sin que destaquen más que la propia piedra, deben ser invisibles, sin atraer la atención del espectador. En este sentido, los suiban suelen ser de tonos neutros (crema, gris, etc.) y los daiza de colores oscuros, con acabados naturales y/o lacas transparentes. Tanto los daiza como los suiban deben ser lo más fino posible, con las patas muy cortas y con el menor número imprescindible de ellas.

La belleza de un suiseki permite estimular la memoria con lugares y sucesos pasados, crear conexiones emocionales, servir de medio para la meditación y la relajación. Para muchos aficionados, buscar un suiseki, es en sí misma la razón por la que coleccionar suiseki, la de compartir tiempo con amigos. Decía una aficionada, Ema Tenko, en el libro History of suiseki in Japan, que "encontrar una buena piedra no es más difícil que encontrar un buen amigo de verdad, ambas cosas escasean".  

Un suiseki puede llegar a ser algo tan sofisticado que nos permite interpretar el gusto, sentimientos, etc., que hay detrás de cada aficionado que expone un suiseki, igual que sucede con la interpretación de cualquier autor sobre cualquier obra de arte (poesía, pintura, literatura, cine, etc.).

7. ¿Qué otras técnicas orientales se están dejando ver en la actualidad?

En nuestra escuela Bonsaikido también estamos enseñando mediante cursos o talleres la práctica de la ceremonia del té (chado), la caligrafía japonesa (shodo), la papiroflexia japonesa (origami), el arte de envolver con tela (furoshiki), el arte de vestir el kimono (kitsuke), la comida tradicional japonesa (kaiseki), la pintura japonesa (kaiga), la fabricación de papel japonés (washi), etc., disciplinas con mucha aceptación y con muy buena acogida entre el público interesado por la cultura oriental y en especial por la cultura japonesa.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos