Decoración victoriana, la elegancia británica

Publicado por Covadonga Carrasco, 07 Dic 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Decorar con estilo victoriano

Hablar de decoración victoriana nos traslada de manera inmediata a un lugar con mucha delicadeza, suavidad, confortabilidad, pero sobre todo elegancia. Este tipo de estilo se ha visto de nuevo en el candelero y son muchas las revistas de decoración que lo consideran como tendencia

LO QUE DEBES SABER...
  • Muebles: suelen usarse maderas nobles talladas a mano que se convierten en obras de arte.
  • Materiales: además de la madera, también se utiliza el mármol, la porcelana y las telas como seda y terciopelo.
  • Colores: los tonos pastel y los ocres son los grandes protagonistas.

 

En el fondo la decoración victoriana no requiere demasiados elementos, sencillamente los muebles de este estilo son capaces de decorar por sí mismos, ya que aportan un toque de elegancia y sutileza que ningún otro estilo es capaz de conseguir.

 

Maderas nobles, porcelanas y mármol

El gran logro de la decoración victoriana es que nunca ha pasado de moda a pesar de ser un estilo que nació a mediados del siglo XIX. Su nombre además, como no podía ser de otra manera, es en honor a la Reina Victoria de Inglaterra, una gran amante de la decoración que contaba con grades antojos a la hora de vestir su hogar.

Esta decoración está compuesta generalmente por muebles de maderas nobles como el nogal, la caoba o el roble y suelen estar tallados a mano, convirtiéndose en ocasiones en auténticas obras de arte.

Los tonos pastel y los ocres son los grandes protagonistas del estilo victoriano, es fácil ver rosas, crema, azules y marrones que se mezclan, además de con la madera, con otros materiales como la porcelana o el mármol.

Si bien es cierto que este estilo era bastante excesivo en sus comienzos, según ha ido pasando el tiempo ha mantenido la elegancia y el romanticismo pero en una versión mucho más light de lo que le hubiera gustado a la Reina Victoria.

Textiles llamativos en todas partes

Otros de los grandes protagonistas en esta decoración son los textiles. Las sedas, los terciopelos y los damascos eran los reyes, utilizados prácticamente en cualquier parte, desde las cortinas a los tapizados pasando incluso por paredes o, de manera excesiva y llevando al límite este estilo, en puertas.

Pero si no os atrevéis a decorar con muebles y telas, pero sí queréis darle ese toque romántico a vuestro hogar, podéis añadir sencillamente algunos accesorios a la decoración habitual con piezas exóticas, recuerdos de viajes, grandes jarrones con arreglos florales llamativos, etc.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos