Cómo convertir un hórreo en una preciosa casa de campo

Publicado por canalHOGAR, 10 May 2018

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Hórreo asturiano con carro debajo

Una casa de campo, un refugio o una cabaña de escritor. Descubre cómo puedes sacar partido a un hórreo para darle una nueva vida.

El norte de España puede enorgullecerse de sus hermosos hórreos, esas construcciones que se levantaron con el fin de proteger los alimentos de los animales (especialmente de ratas y ratones) y evitar la entrada de humedad. Esto se consigue gracias a las ranuras de sus paredes, que permiten una correcta ventilación, y las columnas sobre las que se sustentan, diseñadas de tal forma que impiden a los roedores escalar por ellas y llegar al interior del mismo.

Galicia y Asturias son las regiones españolas en las que más abundan, con 30.000 y 10.000 hórreos respectivamente. En el primer caso, encontramos generalmente pequeñas construcciones de planta rectangular y cubierta a dos aguas. Se suelen emplear materiales muy variados, como mampostería, madera de castaño, cubierta de teja cerámica, losa de pizarra o colmo de centeno.

En Asturias habitan, principalmente, dos tipos de hórreos. Los de planta cuadrada con cámara de madera y corredor. Y por otra parte, los denominados paneras: una evolución del anterior, cuya planta aumenta longitudinalmente de tamaño hasta hacerse más rectangular y el tejado cae a cuatro aguas. Dadas las dimensiones y el diseño de este tipo de hórreos, resultan los más indicados para reconvertirlos en una bonita casa de campo.

Pero incluso los más pequeños son fuente de inspiración para construir cobertizos, espacios para crear o relajarse, microcasas, cabañas de escritor, o todo aquello que los amantes de la simplificación y la vida sencilla puedan imaginar.

 

Casa de campo en un hórreo, ¿es posible?

 

En la restauración de un hórreo conviene respetar el ambiente original, tanto en los materiales utilizados como en los muebles y la decoración, aunque sin renunciar al confort. No hay que olvidar que los hórreos están protegidos en España desde 1973, lo que impide modificarlos o darles otro uso más allá del granero. Aún así, hay quien aprovecha la restauración del mismo para añadir ciertos elementos que los hacen más confortables.

Lo principal y más urgente es asegurarse de que los cimientos son estables, por lo que habrá que pedir la supervisión de un arquitecto que refuerce o modifique los asentamientos para que puedan soportar el peso extra que conlleva una casa. Muchos apuestan por añadir pilares y cerrar toda la parte inferior. Así, además de tener más estabilidad, ganarán espacio: una planta extra en la que se puede diseñar un pequeño salón y, en la plata superior, el dormitorio. No se podría añadir un cuarto de baño, pues utilizar un hórreo como vivienda es ilegal, aunque sí se le puede poner luz eléctrica. Pero, como solo se puede tener un hórreo en una finca si se tiene una vivienda previa, lo ideal es usar ésta como principal y el hórreo como un anexo, un área de recreo en la que se pueda dormir, pasar el rato o relajarse.

 

Parte baja de un hórreo restaurado

 

En caso de cerrar la planta baja, hay que tener en cuenta otro problema, y es que el piso del hórreo debe estar aireado y separado del suelo mediante los pegollos, que son los soportes que hay sobre cada uno de los pilares que sustentan el hórreo. El cierre entre pegollos está expresamente prohibido, lo cual es normal, porque una de las características de los hórreos es que estén elevados.

 

Una casa de campo pequeña, pero con comodidades

 

El segundo paso es crear un espacio confortable en el que se pueda estar a pesar del frío o la lluvia. Hay que revisar el tejado y reparar aquello que esté en mal estado. En el interior, se pueden revestir las paredes con madera para dar mayor calidez, aunque, por estética, se puede mantener alguna de ellas con su piedra original. La vista interior del techo será la clave que nos recuerde que estamos dentro de un hórreo, y no en cualquier habitación, por eso siempre se recomienda mantener su diseño y estructura.

Los muebles, por su parte, deben estar en consonancia con el entorno: madera robusta en diseños ligeros y acabados rústicos, que hablen por si solos de la vida de campo.

Los textiles, por su parte, mejor si son ligeros y de fibras naturales, como el lino o el algodón. Los colores blancos son los más apropiados: aportan sensación de luz en estos espacios que no se caracterizan precisamente por ser luminosos.

Para completar la decoración y darle vida a la casa de campo, se pueden añadir elementos que prolonguen en el interior la belleza de la naturaleza del exterior: canastos con flores silvestres, alfombras de fibras vegetales, objetos de barro, damajuanas de vidrio tintado… pero siempre con mesura, para no recargar el ambiente.

Si te seduce la idea de la vida en el campo, visita una de estas dos regiones y, quién sabe, quizá encuentres el hórreo que se ajuste a tus necesidades. Además, el Seguro de Viajes MAPFRE mejorará tu experiencia con coberturas muy completas, para que tu viaje cuente con todas las garantías de principio a fin.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE TECH S.A., como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Te recomendamos