Decoración de casas rurales, elige tu estilo

Publicado por canalHOGAR, 10 Ago 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

casa rural

Utiliza todos los elementos antiguos, viejos o deteriorados que encuentres en tu casa de campo y dales una segunda oportunidad restaurándolos o descontextualizándolos. Conseguirás una decoración de casas rurales con encanto y personalidad.

En la decoración de casas rurales no hay normas fijas, aunque sí elementos indispensables. No tienes por qué guiarte por una única tendencia y ceñirte a ella sin concesiones. Este tipo de construcciones acepta la mezcla de varios estilos que combinen entre sí, siempre y cuando definan nuestros gustos y transmitan ese sabor característico de las casas de campo. Utiliza un modelo decorativo como punto de partida e intercala sin prejuicios elementos y accesorios de otro estilo. 

Inspiración en las casas de campo francesas e inglesas

El estilo rústico se caracteriza por el protagonismo de la madera, la piedra, el barro y las fibras naturales en su versión más agreste. En los muebles triunfa el uso de la madera, que aporta solidez y fuerza. Las mesas auxiliares de cajones y las alacenas de madera con puertas de cristal son elementos indispensables en el diseño de los salones rústicos. Las chimeneas, las paredes de piedra o madera y las vigas son las piezas centrales de este tipo de casas. 

El estilo provenzal de las casas de campo francesas combina a la perfección elementos rústicos con tradicionales. Paredes encaladas en colores pálidos o con ladrillo visto. Vigas de madera natural o pintadas de blanco. Baldosas de barro cocido o de mármol viejo para el suelo. 

El azul, el violeta, el verde oliva, el ocre, o el amarillo azafrán son los colores absolutos de esta tendencia, y pueden verse en los textiles, objetos decorativos y muebles. Las tapicerías y cortinas presentan estampados de diseños indios del siglo XVII. Además, destaca el uso de materiales como la cerámica tradicional y el hierro forjado, o elementos como las cestas de esparto con aromáticas lavandas. 

Este estilo romántico Shabby Chic también tiene su espacio en la decoración de las casas rurales. Crea un aire elegante en casas decoradas con muebles y accesorios viejos, desgastados y muy usados. El blanco es el color estrella y se usa en paredes, muebles, textiles, accesorios… su combinación con otros colores en su versión más suave y pastel ofrece una imagen nostálgica, romántica y evocadora. Muebles antiguos tallados al detalle y con acabados decapados y efecto de pintura de tiza. Flores secas, Lámparas de araña, cestos, botellas de cristal, damajuanas… Para los estampados, las flores y los motivos románticos. 

Objetos descontextualizados

Las casas rurales suelen tener bastantes años acumulados a sus espaldas. Los tatarabuelos nacieron entre sus muros y ahora ha llegado a nuestras manos para perpetuar la tradición familiar. Por eso, no es de extrañar que en sus buhardillas o sótanos encontremos todo tipo de objetos que, para los amantes de la restauración son auténticos tesoros: puertas antiguas, camas de hierro forjado, textiles cosidos a mano por nuestros antepasados, herramientas para las tareas de labranza, cómodas o armarios hechos a mano… Estos elementos nos servirán para darle un nuevo aire a la vivienda.

Utilízalos restaurados ocupando sus espacios originales, o descontextualizados. Dales una segunda oportunidad otorgándoles una función distinta para la que fueron creados: el viejo baúl de los abuelos puede ser ahora una mesa auxiliar; una puerta de madera carcomida se transforma en un cabecero para la cama; el marco deteriorado de una ventana se convierte en un espejo de aire retro…

Además, este tipo de casas son el paraíso de los amantes del Do It Yoursefl. En estos espacios casan a la perfección los elementos decorativos hechos por nosotros mismos: unas antiguas botas de agua reconvertidas en macetas, cajas de fruta pintadas con chalk paint, muebles construidos a partir de palés de madera, bombillas vintage suspendidas de los árboles con flores en su interior, etc.

Lo que no deben faltar en la decoración de casa rurales

Hay ciertos accesorios y elementos decorativos que serán los que consigan dar ese toque rústico a nuestra casa de campo, además de aportar personalidad y carácter al estilo que queremos impregnar en la vivienda.

Flores y plantas. Imprescindible que sean frescas o secas, pero nada de plástico o tela que para eso estamos en el campo. Se trata de introducir el paisaje que nos rodea en pequeñas dosis a través de flores silvestres o plantas aromáticas que crearán una atmósfera de olores campestres en cada una de las estancias. 

La lavanda nos dará aroma, color, y un toque agreste muy sutil. El eucalipto  aportará un tono entre verde y grisáceo que combinará muy bien con la madera natural de los muebles. En la cocina, ramilletes de perejil, hierbabuena, o albahaca, que además de decorar servirán como condimento en nuestras comidas. 

Recipientes originales para flores. Los jarrones al uso están bien, pero mejor aún es dejar nuestra impronta en la elección de los recipientes para las flores. Regaderas de metal, botes y tarros de cristal adornados con cordeles rústicos, cubos de zinc, cestos de esparto, maletas antiguas, jaulas decorativas. Deja volar tu imaginación y no te pongas límites.

Techos y paredes que presentan una dejadez calculada. La idea es huir de los acabados perfeccionistas y dar la sensación de paso del tiempo. Paredes encoladas (https://www.hogar.mapfre.es/bricolaje/pintura-y-papel/3446/pintar-paredes-rusticas) en colores suaves y difuminados con algún desconchón intencionado. En algunos casos, la incorporación de papel pintado a una de las paredes otorga cierto aire provenzal al conjunto. En el techo: vigas a la vista en su versión más natural o en colores suaves con efecto decapado. 

Suelos de barro. La superficie que pisemos debe transportarnos a otras épocas. Esa sensación la conseguiremos si utilizamos el mismo tipo de materiales que se emplearon en su día para el levantamiento de estas viviendas. Losas de barro cocido, madera maciza sin tratar o la tendencia más actual: baldosas hidráulicas decoradas.

La cocina. Esta parte de la casa cobra gran protagonismo en la decoración de casas rurales. Olvidemos las encimeras de Silestone o las vitrocerámicas, porque aquí impera el diseño retro: cocina de gas, fregadero de loza, grifo vintage de dos mandos, muebles de madera natural o con pintura mate, alacenas cuyos cristales se han sustituido por cortinas de tela o por malla de gallinero, encimeras de piedra o madera. Y para rematar: la vajilla tradicional de cerámica, el juego de tazas de antaño o los cucharones de madera, que estén a la vista pues servirán como elementos decorativos.

Por último, recuerda que este tipo de casas buscan crear un clima de sosiego pues se conciben como residencias de recreo en las que descansar y disfrutar de la naturaleza.  No te excedas en los accesorios decorativos pues una casa abarrotada de adornos transmite desorden y fomenta la ansiedad. El Seguro de Hogar MAPFRE te ayudará a proteger tu segunda vivienda ante cualquier imprevisto que pueda surgir, para que nada turbe la paz que buscas en ella. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios