Cómo decorar con arpillera

Publicado por canalHOGAR, 23 Mar 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Figuras de arpillera

Arpillera es el nombre de la tela usada antiguamente para realizar sacos y otros elementos relacionados con el trabajo y el campo. Robusta y resistente, su uso se ha extendido y actualmente es una opción muy interesante para la realización de objetos o para la decoración de una casa. En este artículo te mostraremos cómo aplicar de manera estética y creativa la arpillera en tu hogar.

Fabricada con cáñamo o yute, la arpillera es una tela gruesa y áspera. Usada a lo largo del tiempo para confeccionar objetos resistentes como los sacos o como cobertor, en la actualidad también se emplea en otro tipo de ambientes. Los diseñadores de interiores han mostrado su gusto para decorar con arpillera al considerar que es un textil resistente y robusto que pese a tener un tacto rugoso puede quedar muy bien en el hogar.

Desde luego no se puede negar que la arpillera aporta personalidad debido a sus tonos ocres y su entrelazado de fibras. El primer uso fuera del mundo rural de la arpillera fue en lugares que querían imitar al ambiente del campo, pero actualmente tiene muchas más aplicaciones.  Pese a ser uno de los tejidos más ásperos que hay, su tremenda personalidad y belleza sin artificio ha hecho que la arpillera se esté haciendo un hueco muy importante en el diseño actual.

La arpillera es un tejido muy fuerte que para ser lavada es aconsejable que se use agua fría y de este modo no correr el riesgo que se deshilache. Soporta muy bien ser frotada, por lo que puede ser lavada tanto a mano o con lavadora. Es aconsejable usar detergente líquido y un suavizante para que cuando se seque no quede demasiado rugosa. Es mejor secarla al sol que en una secadora, pues un calor excesivo podría dañar la tela.

Como hemos indicado, la arpillera puede ser empleada en múltiples formas. A continuación, te detallamos algunos de los usos decorativos para la arpillera.

  • Tapizar muebles. Dale un estilo clásico a tu butaca, sillón o silla tapizándola con arpillera. Cuando veas el resultado comprobarás como el toque rústico de este tejido hace más atractivo al mueble. Funciona muy bien tanto con telas nuevas como aquellas que sean recicladas.
  • Cortinas. Añade una nota natural al ambiente. Puedes usar la tela de manera original o pintarla para que se adecue al estilo de la habitación. Una de sus grandes características es que debido a su entramado permite pasar la luz de manera tenue, por lo que se consigue que la estancia se impregne de una atmósfera que permite una buena visión del lugar, pero sin que los rayos del sol resulten molestos.
  • Cojines. Realiza tus propios cojines usando arpillera y conseguirás un objeto único y original. Al ser una tela resistente, no hace falta que seas un especialista cosiendo, pues las puntadas pueden quedar tanto ocultas como visibles y no perder encanto. Un consejo es que si quieres agregarle un toque especial uses una plantilla para pintar un pequeño dibujo que haga tu cojín aún más especial.
  • Tela de cuadro. Si te gusta apostar por lo diferente y te gusta el arte, puedes usar arpillera como lienzo. Su entramado de fibras es más separado que los habituales soportes de pintura, pero a cambio se consigue una textura muy creativa y poco habitual. Al no ser un tejido muy sofisticado, no es ideal para dibujos que requieran un gran grado de detalle, pero sí que es una gran opción para hacer trazos monocromos.
  • Bolsita para guardar cosas. La arpillera ha pasado de ser empleada como saco para llevar productos como patatas a ser usada para fabricar pequeñas bolsas donde introducir objetos pequeños e incluso joyas. Obviamente debe cuidarse el estilo y es conveniente que se lije un poco los bordes del tejido de modo que no pierda su encanto, pero sí que resulte más agradable al tacto.
  • Mantel. Tu mesa tendrá una personalidad propia si la cubres con un mantel realizado con arpillera. Su facilidad para limpiarse y capacidad para resistir a las manchas de comida que puedan aparecer lo hacen ideal para las casas que quieran tener un toque más rural.
  • Lámparas. Como hemos dicho anteriormente, el tejido de la arpillera es especialmente interesante cuando se trata de dejar pasar la luz. Permite que pase la luminosidad, pero impide que los rayos dañen los ojos. Por esta razón uno de los usos más empleados es el de usarla para la confección de lámparas. De este modo se consigue una correcta iluminación de la estancia y se aporta un toque original. En este caso es aconsejable usar tela original y no aquella que esté tintada, pues el color puede hacer que la luz reaccione de manera diferente.
  • Banderines y carteles. Si estas pensando en realizar una fiesta, usar arpillera para confeccionar banderines decorativos o carteles puede ser una buena idea. Esta idea es muy interesante, especialmente si quieres impregnar de un ambiente campestre a la celebración. Si quieres que tus creaciones duren más, teje los bordes, pues en caso contrario tenderán a deshacerse.
  • Felpudo. Debido a su gran resistencia, la arpillera permite ser usada de manera repetitiva. Un uso interesante es crear un felpudo de bienvenida con este tipo de tela. Conseguirás que tus visitas se lleven una buena impresión de tu casa desde el principio.
  • Cubriendo objetos. La arpillera no solo sirve para tapizar muebles, también puede recubrir múltiples objetos y hacerlos más atractivos. Velas o maceteros pueden tener una percepción totalmente diferente si se envuelven con este tejido.

 

 

La arpillera es una muestra de cómo un tejido que inicialmente tenía una utilidad ligada únicamente al campo, ha sabido reinventarse y convertirse en una gran alternativa para la decoración. Su fuerte personalidad y resistencia hace que tenga muchas aplicaciones en el hogar. Sea como sea tu hogar, además de que tenga un estilo especial, también es importante asegurarse de que esté preparado ante cualquier eventualidad. Contratando un Seguro de Hogar MAPFRE, conseguirás que tu vivienda esté cubierta, no con arpillera, sino con una póliza que puede variar desde la cobertura de responsabilidad civil más básica, hasta una completa cobertura multirriesgo.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios