Decorar con tonos amarillos

Publicado por Covadonga Carrasco, 10 Feb 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

El amarillo como protagonista de la decoracion

El amarillo es uno de esos colores que relegamos exclusivamente a los pequeños detalles y a los accesorios. Sin embargo, es uno de los tonos que, usados de forma correcta, pueden quedar perfectos en cualquier rincón de nuestra casa. Vamos a ver cuáles son los trucos para decorar con tonos amarillos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Luminosidad: el amarillo refleja muy bien la luz natural y da sensación de amplitud.
  • Alegría: los tonos amarillos consiguen alegrar la decoración de cualquier estancia de nuestra casa.
  • Cocina y baño: tanto en paredes como en azulejos, el amarillo puede quedar ideal si sabemos cómo decorar con él.

La gran ventaja del amarillo es que, al ser un color cálido y llamativo, puede crear una sensación de amplitud y luminosidad, al mismo tiempo que es capaz de integrarse en cualquier estilo de decoración.

 

Un color que dará luz a nuestra casa

Lo primero que debemos tener en cuenta es que para decorar con tonos amarillos no es necesario que nuestra casa parezca una feria, lo ideal es coger varios tonos de la gama y combinarlos entre sí para conseguir un aspecto atractivo. Otra idea es combinar el amarillo con otros colores complementarios o que contrasten como el naranja, el marrón, el blanco, el negro, el azul eléctrico y el rojo entre otros. Casi cualquier color nos servirá.

Por ejemplo, para decorar el salón de forma original podemos pintar las paredes combinando un amarillo pálido y un azul turquesa. El segundo debe ser el color dominante en las paredes y el toque de amarillo mucho más sutil. Los accesorios, como cojines o telas, serán del mismo amarillo que las paredes para dar un toque más agradable. Si nuestra casa es pequeña, la combinación de amarillo y verde pero en tonos pasteles quedará perfecta.

 

Paredes, azulejos y complementos

En cuanto a la cocina, una buena idea puede ser combinar azulejos amarillos y de otro color, o azulejos en varios tonos de amarillo. Las cortinas y el resto de accesorios en este color pueden quedar muy bien en esta estancia.

En el caso de que tengamos un baño pequeño, los tonos amarillos le darán vida y amplitud. Elegiremos además un toque de amarillo para las paredes que se integre bien con los muebles del baño y lo complementaremos con accesorios en color blanco.

Pero además, debemos tener en cuenta la iluminación, ya que el amarillo reflejará la luz natural y nos ayudará a que cualquier habitación parezca más iluminada y por tanto mucho más amplia.



Comentarios (1)

irenita52 comento el 10/02/2014 a las 12:52

Ideal para un cuarto de invitados o de juegos, yo siempre recurro al amarillo para decorar alguna habitación que quiero que parezca amplia y alegre.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios