Decora tu mesa en blanco y rojo

Publicado por Covadonga Carrasco, 09 Oct 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Una mesa en rojo y blanco

El blanco y el rojo son dos de los colores con más personalidad en la decoración. Si además sabemos combinarlos, el resultado es extraordinario. Hoy vamos a dar las claves para decorar una mesa en blanco y rojo y darle un toque especial.

LO QUE DEBES SABER...
  • Flores: colocaremos un centro de flores rojas en un recipiente blanco, las ideales son los claveles, llamativos y vistosos.
  • Elementos: son pocos pero estratégicamente colocados para conseguir el efecto de elegancia y belleza que estamos buscando.
  • Rojo: es el verdadero protagonista, los detalles más llamativos serán en rojo, mientras que el blanco será el fondo.

 

Combinando ambos tonos, la mesa se convertirá en la protagonista de una ocasión especial para cualquier tipo de evento, desde el más romántico hasta el de una cena con buen gusto rodeado de amigos.

Una de las grandes ventajas de decorar con estos colores es que no resulta complicado y sí muy llamativo. En realidad el color rojo es el tono protagonista, el blanco se encarga de darle su sitio y aumentar su importancia.

 

Un mantel blanco y servilletas rojas

Podemos colocar un mantel blanco y sobre él, servilletas rojas enrolladas cuidadosamente y atadas con un lazo en el que podemos colocar el nombre de cada uno de nuestros comensales. Las servilletas las colocaremos sobre los platos llanos que también serán de color blanco, fomentando el protagonismo de las servilletas rojas.

Debemos colocar también un centro de mesa y, por supuesto, los tonos en los que debemos hacerlo han de ser en rojo. Una flor llamativa y alegre es el clavel. Si colocamos un centro de flores únicamente con claveles rojos en un recipiente blanco y atadas con un lazo, no a las flores sino a la parte superior de la base del recipiente o jarrón, el resultado es impresionante.

Pocos elementos para una mesa elegante y llamativa

Como podéis observar los detalles son mínimos pero el resultado es tremendamente atractivo y llamativo. Son muy pocos los elementos que necesitaremos para montar la mesa, pero todos son los necesarios para darle un toque elegante.

Si sobrecargamos de detalles y de color, la mesa perderá el efecto que estamos buscando que es el toque chic y elegante.

Todos los invitados se sorprenderán por la decoración y nos darán la enhorabuena.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios