Iluminación en la ducha

Publicado por Cristina Yañez, 17 Sep 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Instalar una ducha de colores

Una iluminación que se está extendiendo cada vez más, y sobre todo avanzando en cuanto a nuevos usos y lugares en los que ubicarla, es la iluminación led, gracias a su bajo consumo y la vida útil tan larga que posee. Por ello, hoy vamos a ver cómo se ha aplicado este tipo de iluminación a las duchas y las ventajas que presenta el poder darnos un auténtico baño de colores dentro de nuestra propia casa.

LO QUE DEBES SABER...
  • Funcionamiento: mediante luces de led colocadas dentro de la ducha, que adquieren la energía necesaria de la fuerza del agua.
  • Colores: existen infinidad de colores que pueden ser mostrados en la ducha y nos transmitirán diferentes sensaciones.
  • Temperatura: podemos configurar la ducha para que, dependiendo de la temperatura del agua, adquiera un color u otro.

 

Al salir la luz de la propia ducha, nos dará la sensación de que es el agua la que tiene el color que hayamos elegido. 

 

Diferentes colores 

Gracias a la tecnología de iluminación led, es posible tener una ducha que desprenda diferentes colores cuando sale el agua, sin necesidad de instalar una batería ni conectarla a la luz, ya que se sirve de la fuerza del agua para hacer girar una especie de mini turbina y con esa energía hacer funcionar las bombillas led que tiene en el interior.

Además de eso, posee un sensor de temperatura que nos posibilitará saber si el agua está fría o caliente gracias al color de la luz, que irá pasando del azul al rojo a medida que se vaya calentando. También podemos establecer una temperatura máxima para que cuando el agua la alcance, la luz emita un parpadeo que nos avise de que se ha llegado al límite. Gracias a esto, podemos evitar quemarnos por no saber a qué temperatura exacta está el agua. 

Sensaciones de color 

Otro punto positivo de este tipo de iluminación en la ducha es que podemos beneficiarnos de las sensaciones que transmiten los colores y relajarnos bajo el agua aún más si cabe si elegimos una luz de color verde o azulado. También podemos hacer uso de las luces rojas para favorecer y estimular el tránsito de la circulación sanguínea en nuestro cuerpo.

Por último, si tenéis este tipo de ducha, os proponemos que apaguéis todas las luces y únicamente os dejéis llevar por la que emite el agua, para convertir el momento de aseo e higiene en algo único y especial sin tener que salir de vuestra propia casa.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos