Cambiar el tapizado de las sillas

Publicado por Esther Castillo, 21 Sep 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Tapizar sillas

Seguro que tenemos algunas sillas guardadas en casa porque ya no nos gusta su tapizado o está un poco deteriorado, pero tampoco están tan estropeadas como para desecharlas definitivamente. Cambiar la tela del tapizado es una buena solución, rápida, sencilla y económica. 

LO QUE DEBES SABER...
  • Estilo: al elegir la tela hay que seguir el estilo de la silla y de la habitación donde esté ubicada.
  • Consejo: aprovechar para lijar y pintar de nuevo la silla entera.
  • Truco: tapizar encima de la tela antigua para que el asiento quede más mullido y el proceso sea más fácil.

 

En otras ocasiones os hemos explicado cómo tapizar una silla por lo que hoy vamos a centrarnos en las posibilidades de decoración de este nuevo elemento.

 

Estilo de la silla y de la habitación

Cuando vamos a tapizar de nuevo una silla hay que pensar qué tipo de tela es la que mejor le va, ya que tendrá que combinar con el estilo de la silla. A un modelo de silla rústico difícilmente le podremos incorporar una tela con motivos ultramodernos o extravagantes, pero dentro del mismo estilo rústico habrá telas con diseños más modernos que seguro que encajan bien con el armazón de la silla.

Además, no es igual una tela para una silla de madera que tenemos en el salón, que otra para un taburete de metal que tengamos en la cocina por ejemplo. Esta última tendrá que ser de un material fácil de limpiar y a ser posible impermeable.

Del mismo modo, tendremos que elegir la nueva tela de acuerdo al estilo de la habitación en general. También podemos combinarla con otros tejidos que haya presentes, como el de las cortinas o el del sofá. Tampoco es cuestión de decorar toda la estancia con el mismo diseño, pero sí de seguir unas pautas para que no desentone el nuevo elemento.

Consejos y trucos

Si el material del soporte de la silla está en buenas condiciones bastará con tapizar solo el asiento, pero si no es el caso, podemos aprovechar y darle un lavado de cara general a la silla. La desmontaremos en primer lugar y después lijaremos y pintaremos de nuevo toda la estructura.

Para hacer el proceso de tapizar más sencillo podemos no quitar la tela antigua, utilizarla como relleno y así tapizar encima directamente con la nueva tela. Nos quedará un asiento más mullido.

Como veis, aprender a tapizar puede convertirse en un gran aliado contra la crisis, ya que nos ayudará a darle un cambio de look a nuestras sillas sin dedicarle mucho tiempo e invirtiendo poco dinero



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios