Pavimentos drenantes para el jardín

Publicado por Lucía Sánchez, 27 May 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Suelos drenantes

Con la llegada del buen tiempo el jardín se convierte en una de las zonas más usadas de la casa. Sabiendo que los niños andarán correteando de esquina a esquina, es recomendable conocer qué pavimentos absorben el agua, ya que utilizándolos evitaremos resbalones. Por ello, hoy os presentamos diferentes tipos de pavimentos drenantes, sus características y cómo instalarlos adecuadamente.

LO QUE DEBES SABER...
  • Composición: los suelos drenantes están compuestos de áridos, resinas y elastómeros de caucho o poliuretano.
  • Reutilizar el agua: algunos suelos drenantes también permiten reutilizar el agua que recogen para el riego.
  • Ahorro: gracias a sus características permiten el ahorro de hasta un 75% del agua del riego.

Algunos suelos drenantes son especialmente antideslizantes. Existen muchos pavimentos drenantes de diferentes precios y con diferentes estilos decorativos. Pueden incluso dar aspecto de suelo de interior.

 

Tipos y características de los suelos drenantes

En cualquier caso, la característica común es que estos pavimentos drenantes están elaborados a base de áridos, resinas y elastómeros de caucho o poliuretano. Estos últimos componentes, los elastómeros, están formados por materiales elásticos que amortiguan la fuerza que se ejerce sobre ellos y, además, son absorbentes.

También pueden recoger el agua y almacenarla para reutilizarla luego para las plantas. Otra de sus características importantes es que evitan la evapotranspiración. Gracias a estas dos características se logra el ahorro de hasta un 75% del agua que destinamos al riego.

 

Cómo instalar y mantener un pavimento drenante

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la base sobre la que colocaremos nuestro pavimento drenante tendrá que estar completamente nivelada.

Una de las situaciones que puede complicarnos su instalación es encontrarnos con tierra, piedras y hojas en el terreno circundante, ya que podrían filtrarse por los huecos del pavimento e impedir el flujo de agua, con lo que no podríamos reutilizarla.

A la hora del mantenimiento, tenemos que saber que este tipo de suelo no se puede pintar ni barnizar. Tampoco es recomendable aplicar por encima algún tipo de material que obstruya su capacidad de absorción.

En cualquier caso, las complicaciones por el agua en el pavimento del jardín pueden provocarnos importantes daños. En este sentido, es necesario mantener en buen estado nuestra vivienda y, al mismo tiempo, elegir un buen seguro de hogar.

 

Si quieres recibir consejos como estos y otros muchos más, el boletín de canalHOGAR es para ti. ¿A qué esperas para suscribirte?



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos