Técnica batik para cuadros y telas

Publicado por Cristina Yáñez, 07 May 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Qué es y cómo se realiza la técnica batik

Es probable que mucha gente desconozca la técnica de la que os vamos a hablar a continuación, pero es una de las más comunes y extendidas en multitud de países asiáticos, ya que se emplea para crear extraordinarias composiciones tanto en cuadros como en telas. Se trata de la técnica batik y es una de las técnicas de teñido por reserva cuyo origen se remonta miles de años atrás.

LO QUE DEBES SABER...
  • Grietas: las líneas que se forman en la cera al resquebrajarse son las que aportarán el toque especial que posee esta técnica.
  • Mezcla: habrá que mezclar cera y parafina para obtener el material con el que cubriremos las partes de la tela.
  • Experimentar: no existe una forma única de aplicar la técnica, por lo que cada vez conseguiremos diferentes resultados.

 

Aparte de los países asiáticos como Tailandia, Sri Lanka, Irán o la India, también es muy frecuente el uso de esta técnica en países africanos.

 

¿En qué consiste la técnica batik?

Esta técnica de teñido por reserva consiste en colocar diferentes capas de cera sobre la superficie de tela que no queramos teñir, por lo que cuando comencemos con el proceso únicamente quedarán coloreadas aquellas zonas que no hayamos reservado, y en las que hayamos aplicado la cera permanecerá el mismo tono que tenía la tela en su origen.

El proceso puede repetirse tantas veces como se quiera para jugar con los tonos y matices y obtener resultados bastante sorprendentes.

El elemento diferenciador de la técnica batik lo confiere sin duda alguna la cera, puesto que posee la particular característica de que una vez que se endurece, se forman grietas en ella y empieza a resquebrajarse. Gracias a ello, podemos percibir en los cuadros o telas que han sido tratados con la técnica batik unas peculiares líneas con formas craqueladas. 

Preparar la mezcla 

Si queremos llevar a cabo esta técnica, necesitaremos realizar la mezcla con la que cubriremos las partes de la tela. Para ello tendremos que mezclar cera de abeja y parafina, con una proporción del 30% para la cera y el 70% para la parafina. Lo pondremos al baño María y una vez se haya fundido todo bien podremos aplicarlo a nuestro gusto. Siempre hemos de hacerlo con la mezcla caliente y usando diferentes utensilios para extenderlo sobre la tela, dependiendo de las formas que queramos dar.

En cuanto le cojáis el truco a la técnica, podréis jugar con la aplicación de las capas así como con los porcentajes usados en la mezcla para ir consiguiendo diferentes acabados.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos