Cómo ser un experto en vinos

Publicado por CanalHOGAR, 28 Abr 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo ser un experto en vinos

Para saber cómo ser un experto en vinos no hay una fórmula mágica, ni mucho menos rápida, la experiencia en la cata, por ejemplo, es esencial. No obstante, puedes empezar por saber qué es lo esencial y qué lo prescindible.

Para saber si un vino te gusta o no, no es necesario ser un experto; de hecho, los mejores catadores recuerdan que el gusto no tiene siempre que coincidir con la calidad o los elementos que los profesionales valoran en un buen caldo. Aun así, si quieres saber cómo ser un experto en vinos para hablar de otros detalles, más allá de tu propio gusto, puedes empezar por informarte de temas esenciales relacionados con la viticultura.

La materia prima

Para empezar a hablar de vinos con un poco más de profundidad, es esencial que tengas claro algunos datos de la uva como materia prima con la que se hace. Un error de principiante es hablar por ejemplo de uvas blancas y tintas en esencia: recuerda que las uvas son incoloras y que es en la fermentación cuando el vino adquiere uno u otro color.

El producto, variedades y clasificaciones

Con el desarrollo de esta afición, y el interés por el saber, han surgido diferentes clasificaciones para los vinos. Pero la esencial a manejar es la más clásica y popular: hay vinos blancos, tintos, rosados y espumosos. Luego es interesante irse haciendo con conceptos como el dulzor y la edad: conforme a estas características los vinos son secos, dulces, semisecos y semidulces, y jóvenes, o semicrianza, crianza, reserva o gran reserva, por ejemplo, si atendemos a la edad.

Origen

Este es uno de los temas más de moda en cuanto al saber sobre vinos, pero lo cierto es que las denominaciones de origen, que no se aplican sólo al vino, sino también a muchos otros productos, no son más que una atribución administrativa que indica el nombre de la región, comarca, localidad, o lugar concreto, que haya sido reconocido para designar vinos elaborados en la región y con uvas autóctonas de la zona. La calidad de este vino y sus características vienen determinadas por su origen geográfico principalmente.

Valorar un vino

Más allá de degustar un vino o de beberlo, se ha implementado la posibilidad de catarlo. Cuando se habla de cata de un vino se hace referencia a un proceso concreto que responde a unos pasos concretos y muy claros, y que te van a llevar primero a trabajar la vista, luego el olfato y por último, el gusto. Según confiesan los mejores catadores, este es un ejercicio de práctica y solo la cata continuada y observada te llevará a mejorar en este punto. Para no liarse con sensaciones, los catadores no recomiendan catar más de ocho caldos en una sola cata.

 

 

Ofrecer un vino

Saber de vinos incluye ser un anfitrión perfecto que sabe cosas, más allá de elegir el vino según una cata y según la materia prima, los años o  las variedades; es imprescindible saber darle al caldo el espacio que se merece y tratarlo como se recomienda, para que sus matices y su calidad no se queden en el contenedor. Hay copas adecuadas para cada tipo de vino, debes conocerlas y utilizarlas siempre. Luego, es importante la temperatura a la que se sirve el vino y la forma, respetando los consejos del bodeguero en caso de conocerlas. En general, si no vas a organizar una comida, sino una cata, recuerda que es mejor probar primero los vinos blancos que los tintos, que si son todos de igual clase mejor empezar por los de menos gradación alcohólica y, en cuanto a sabor, mejor ir de secos a dulces.

Guardar el vino

No todo el mundo puede tener una bodega en el sentido estricto de la palabra, bajo tierra a temperatura natural… Sin embargo, hay muchas opciones para poder conservar el vino de la mejor manera como las modernas bodegas, armarios para el vino o vinotecas, que son perfectas e ideales para poner en cualquier espacio de casa. Al margen, de estos espacios profesionales, siempre recuerda guardar el vino en posición horizontal, mejor en la oscuridad y a temperatura fresca.

Maridajes

La armonía entre vino y comida también depende mucho de los gustos y la creatividad, aunque existen unas normas básicas que te ayudarán en los primeros maridajes que hagas o propongas. Ya sabes que para no fallar, el vino blanco para pescados y el tinto para carnes, pero desde luego este es un corsé muy amplio en el que los grandes catadores meten cada vez más excepciones, en busca de sorprender a los paladares más exigentes.

Con estos 7 capítulos, ya tienes una guía esencial de lo que debes saber e indagar para llegar a ser un experto en vinos. El cómo también queda claro: estudio, curiosidad y mucha práctica te guiarán en tu camino. El turismo del vino es una buenísima alternativa para disfrutar y seguir aprendiendo, así que en tu maleta incluye el Seguro de Viaje MAPFRE que más se ajuste a tus necesidades, para que puedas centrar tus cinco sentidos en tu nueva afición, sin que nada te distraiga.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios