Vino tinto Luzmillar

Publicado por Covadonga Carrasco, 23 Feb 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Vino Luzmillar Ribera del Duero

La indiscutible calidad de los vinos con D.O. Ribera del Duero nos hace elegir estos caldos en la mayoría de las ocasiones, no solo para los grandes eventos sino también para los momentos más cotidianos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Fermentación: controlada a una temperatura de aproximadamente 30 ºC en unos depósitos troncocónicos de acero inoxidable.
  • En boca: se trata de un vino carnoso, de textura amable, con un retrogusto a especias picantes y un toque mentolado.
  • En nariz: vino con caracteres primarios que nos recuerdan a las grosellas y resto de frutos rojos maduros.

En este caso, la variedad del vino tinto Luzmillar es 100 % tempranillo, la propia de la zona y que cuenta con una semicrianza en madera de roble americano y francés durante seis meses aproximadamente, lo que lo convierte en uno de los caldos más deliciosos y frescos de la Ribera del Duero.

 

Los viñedos, con más de 25 años, se desarrollan en suelos arcilloso–calcáreos en los que la vendimia se lleva a cabo de manera manual en cajas de unos 15 kilos, para su posterior despalillado en depósito, durante la primera semana de octubre.

Con el sabor propio de la D.O. Ribera del Duero

La fermentación es controlada a una temperatura de aproximadamente 30 ºC en unos depósitos troncocónicos de acero inoxidable, que son zabuqueados al menos tres veces al día.

Posteriormente, su fermentación maloláctica es controlada a una temperatura de 20 ºC, para después permanecer en barrica de roble americano durante 180 días.

Pasado ese tiempo, el vino es clarificado y filtrado de forma ligera por placas, antes de ser embotellado, donde pasará otros seis meses hasta que esté listo para salir al mercado.

Un vino con carácter y la personalidad de la zona

En cuanto al vino propiamente dicho, se trata de un vino de un granate intenso en el que se perciben algunas irisaciones violáceas con una gran intensidad.

En nariz es un vino con caracteres primarios que nos recuerdan a las grosellas y resto de frutos rojos maduros, perfectamente ensamblados y con un toque especiado y de regaliz, que son tales gracias al tipo de madera que se utiliza en el proceso de elaboración.

Por otra parte, en boca se trata de un vino carnoso, de textura amable, con un retrogusto a especias picantes y un toque mentolado que podríamos definir incluso como sotobosque, que se cierra con un tostado exclusivo y personal.

A la hora de servir este vino, lo ideal es hacerlo a una temperatura de unos 16 ºC para apreciarlo de forma completa.

El maridaje perfecto para este vino son los asados y las carnes rojas, además de los quesos curados y los ibéricos.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

irenita52 comento el 23/02/2015 a las 12:13

Mi abuelo me enseñó todo lo que pudo sobre vinos, aunque nunca llegué a su nivel. Pero sí puedo decir que el vino Luzmillar gusta mucho en mi casa. Yo considero que los vinos de D.O. Ribera del Duero son de los mejores.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios