Vino Lagar de Isilla rosado

Publicado por Covadonga Carrasco, 11 Ago 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Vino Lagar de Isilla

En nuestra lucha por dar a conocer las maravillas del vino rosado presentamos hoy el vino Lagar de Isilla rosado. Servido bien fresco, es el acompañante perfecto para disfrutar del verano, del aperitivo o de una comida ligera. 

LO QUE DEBES SABER...
  • Cata: en boca es un vino que aporta una sensación cálida y sedosa. 
  • Maridaje: es perfecto para combinar con arroces, pescados o carnes a la parrilla. 
  • Antigüedad: algunos de los viñedos que se utilizan para elaborar este vino cuentan con más de 100 años de antigüedad. 

El Lagar de Isilla rosado pertenece a la Denominación de Origen Ribera del Duero, una de las más prestigiosas a nivel internacional.

 

Elaborado con variedad 100% tempranillo, tiene una fermentación alcohólica que dura una semana y un filtrado ligero.

Se trata de un vino de color rojo frambuesa, limpio y con mucho brillo. En nariz recuerda a aromas a frutas frescas como las fresas silvestres y un toque de tonos florales. Por otra parte, en boca es un vino que aporta una sensación cálida y sedosa con una acidez muy equilibrada.

Se trata de un vino muy fresco que, al igual que en nariz, nos deja recuerdos florales y frutales.

En cuanto al maridaje, este vino es el perfecto acompañante de cualquier tipo de arroz, pescado o carne a la parrilla.

 

Con D.O. Ribera del Duero

El Lagar de Isilla rosado, se elabora después de seleccionar las viñas y de recoger los racimos de tempranillo de los viñedos viejos, algunos de ellos con casi un siglo.

La uva entra en bodega en una mesa de selección en la que se puede ver el estado del racimo, eliminando aquel que no esté en las condiciones óptimas y de calidad.

Se despalilla y los granos de uva pasan por una mesa de selección automática quitando partes verdes del raspón que hubieran podido quedar.

 

Un proceso de elaboración tradicional

Lo habitual es que en el caso del viñedo joven la vendimia se realice de forma manual en remolques de 2.200 kg, tardando aproximadamente un cuarto de hora en la bodega.

En el momento en el que la uva llega a la bodega, se echa en la tolva de paletas dosificadoras que, a través de una cinta transportadora pasa a la despalilladora, separando el raspón del grano de uva para después pasar a los depósitos a través de una bomba peristáltica.

En los depósitos de acero inoxidable es donde permanecerá el mosto hasta que acabe la fermentación alcohólica, momento en el que se convierte en vino y aún se mantiene unos días más macerando junto a la piel.

Una vez realizado el descube, el vino comienza la fermentación maloláctica con el tiempo necesario. Una vez terminada, se pasa a las barricas.

El resultado, lo que disfrutamos en nuestra mesa.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

irenita52 comento el 11/08/2014 a las 13:13

Ya puedo añadir un vino más a mi lista de "vinos para probar". A ver qué tal está porque por lo que contáis tiene muy buena pinta.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos