Vino blanco Abadal Picapoll

Publicado por Covadonga Carrasco, 30 Sep 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Vino Abadal Picapoll

Es posible que resultemos repetitivos, pero no queremos dejar pasar la importancia de los vinos blancos y, por desgracia, de su desconocimiento. Tener la posibilidad de saborear un vino como el Abadal Picapoll, no tiene precio.

Pertenece a la bodega de Abadal y esta nació con una idea muy clara, que era la de expresar mediante sus vinos lo singular de una tierra como la catalana. Una buena forma de utilizar los conocimientos más clásicos, al mismo tiempo que se descubren nuevos conceptos.

Una variedad recuperada

Uno de los grandes méritos de esta bodega, y sobre todo del vino blanco Abadal Picapoll, es que se trata de una denominación de origen basada casi por completo en una variedad blanca que estuvo a punto de desaparecer.

La uva picapoll es una uva que se utiliza en Francia para la elaboración del coñac y el armañac, y que se conoce como folle Blanche.

Esta variedad, que en Francia podríamos considerar como una uva del montón que resulta apta para destilar, en Barcelona, en Pla de Bages y gracias a la bodega Abadal, se trata de una uva que ha conseguido dotar a sus vinos de una personalidad arrolladora.

La gran ventaja es que la recuperación de esta uva se ha realizado en su hábitat natural, gracias a la bodega Abadal.

En 70 hectáreas de viñedos, cuidadosamente mimados y en un entorno boscoso, en tierras arcillosas y calizas, el microclima ha conseguido, junto al reposo sobre lías de tres meses, que este vino se convierta en un imprescindible dentro de los blancos.

Un vino suave perfecto para el aperitivo

Se trata de un vino estilizado, muy aromático, fresco y ligero en boca, pero con un punto de acidez que nos recuerda el sabor de las frutas cítricas, las notas herbales e incluso un leve perfume a flores. Piña, pomelo, jazmín y albaricoque son los aromas y sabores que nos evoca.

Un vino suave que en el retrogusto tiene un toque amargo que le aporta la personalidad de la que hablamos.

A la hora de servirlo, la temperatura ideal es aproximadamente entre 10º y 11º.

Este vino es perfecto además para tomar el aperitivo con unas buenas tapas de queso más o menos curado, se adapta a la perfección a estos sabores y su frescura no hace que nos resulte pesado.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos