Malos hábitos en la mesa que hay que evitar

Publicado por canalHOGAR, 09 May 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Malos hábitos en la mesa que hay que evitar

La etiqueta actual invita al disfrute y al relax, pero hay malos hábitos en la mesa que hay que evitar para que, tanto la comida como la sobremesa en grupo, sean mucho más agradables y placenteras.

Las normas de educación en la mesa son hoy más flexibles y abiertas, pero hay malos hábitos en la mesa que hay que evitar y que no están permitidos en ninguna situación, ya que resultan sumamente desagradables al resto de los comensales y, en general, muy poco recomendables, dejando una muy mala impresión sobre ti al resto de tus compañeros de mesa y mantel.

Si se trata de fomentar un clima agradable y distendido, en el que todo el mundo se sienta a gusto, es importante tener presentes ciertos detalles.

Cubiertos

Los cubiertos no es necesario que estén perfectamente alineados en la mesa, pero sí que estén en el lugar que se espera y que los comensales los utilicen con acierto y corrección. Si tienes dudas, siempre hay que empezar usando los cubiertos que están colocados más cerca de nuestra mano, es decir, de fuera para dentro, en el caso de que haya, por ejemplo, más de un tenedor en la mesa.

Cuando se ha terminado de usar los cubiertos lo más correcto es dejarlos sobre el plato y no sobre la mesa, ya que al estar sucios mancharían el mantel; además, facilitarás el trabajo a la persona que tiene que recoger la mesa.

Vasos y copas

Es importante tratar los vasos  y/o las copas con delicadeza y corrección, siempre límpiate antes de beber tanto las manos como la boca para que el cristal del vaso o copa no quede enturbiado desde el primer momento. No cojas el vaso ni la copa con ambas manos, y utiliza solo una para llevártela a los labios y beber con cuidado y, por supuesto, sin hacer ruidos de ningún tipo.

Ni los vasos ni las copas deben llenarse hasta arriba; además de quedar muy mal es poco práctico, incómodo e incluso, peligroso, ya que es mucho más fácil que se caiga el contenido del recipiente al moverlo para beber.

 

 

Imagen en la mesa

Al margen de que haya cenas, comidas o eventos que te exijan etiqueta o protocolo de vestimenta detallado en la invitación, en general, es importante mantener un cierto decoro al vestir en una mesa, tanto por imagen como por salud e higiene.

Nunca es adecuado sentarse a la mesa sin camisa o camisetas, es decir, con el torso o el pecho al descubierto, y en verano y con altas temperaturas, aún es más necesario mantener esta regla social para evitar desagradables episodios. Tampoco resulta educado comer con la cabeza tapada con capucha, gorra o similar, mejor descubrirse siempre antes de sentarse a la mesa.

Pan

El pan sobre la mesa suele ser objeto de bastantes malos hábitos que están muy arraigados y que no resultan ni adecuados, ni socialmente agradables. Lo primero es saber coger el pan que nos corresponde, cuando ya está distribuido en la mesa, lo habitual es que te corresponda el trozo que está al alcance de  tu mano izquierda.

Puedes partir el pan con las manos, pero no debes jamás ni comerlo a mordiscos ni desmigarlo, deshacerlo o utilizarlo para hacer bolitas ni nada semejante, el pan es un alimento, no debes jugar con él.

Dispositivos móviles

Ni el móvil, ni la tablet… no deben consultarse en la mesa, y mucho menos usarse. Este es un hábito que acaba de llegar casi, pero que está tremendamente extendido y arraigado y, sin embargo, resulta terriblemente desagradable y muy poco respetuoso en una comida en grupo, ya sea de familia, amigos o trabajo.

Lo ideal es que los móviles ni siquiera se pongan sobre la mesa, ya que no forman parte de ese entorno, deben dejarse guardados en bolsos o bolsillo y, de ser posible, es mejor silenciarlos o, como mucho, dejarlos en modo vibración o en volúmenes mínimos.

Estos son algunos de los malos hábitos en la mesa que hay que evitar: son detalles concretos y que en algunos casos, pueden pasar desapercibidos, pero es importante que los tengas en cuenta y que adquieras buenas costumbres en la mesa para facilitar la convivencia y el buen ambiente en toda comida a la que asistas.

Si tú eres el anfitrión de la cita, ofrece a tus invitados un lugar sencillo, pero agradable, en perfectas condiciones, para el que el Seguro de Hogar MAPFRE te garantiza las mejores coberturas, servicios y asistencias para que tu vivienda luzca siempre ideal.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos