Trucos para cocinar el risotto perfecto

Publicado por CanalMOTOR, 08 Ene 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Trucos para cocinar el risotto perfecto

Si eres italiano, ya tienes un punto ganado, pero con estos trucos para cocinar el risotto perfecto, lograrás un arroz exquisito y justo en su punto con el que conquistarás a familiares y amigos, sorprendiéndole con este popular plato italiano tan de moda.

El risotto no es más que arroz frito y, aunque la técnica y la teoría no son complicadas, no suele ser fácil dar con el punto de este plato tan de moda a la primera. Con estos trucos para cocinar el risotto perfecto, lograrás en muy  poco tiempo ese acabado cremoso y brillante que caracteriza a esta receta y que tanto gusta a todos.

El risotto resulta un complemento perfecto y un primer plato ideal, aunque también puede convertirse con un buen acompañamiento en un plato único perfecto. Sea como sea, no te olvides de aplicar estos trucos para cocinar el risotto perfecto.

Calidad en los ingredientes

Éste es un consejo que suele funcionar para todo tipo de recetas y platos, y el risitto no es una excepción; si quieres un buen resultado, no escatimes en la materia prima. En este caso, elige un arroz adecuado, un caldo casero con sabor y no olvides un queso parmesano de calidad para aportar ese sabor tan característico del risotto.

Caldo siempre bien caliente

Mientras vas friendo el aceite, tienes que ir hidratándolo con consomé, pero es importante que el caldo esté bastante caliente durante todo el proceso; si no, al echar el caldo romperás la temperatura del plato y el arroz se resentirá, perdiendo textura y homogeneidad, dos características imprescindibles que definen un buen risotto. Todo el proceso de elaboración debe hacerse a temperatura constante de cocción.

Cantidad de caldo, según necesidad

No tengas miedo a no saber cuánto caldo necesitas añadir al risotto y concéntrate en darle tanto como te pida; eso sí siempre poco a poco, tacita a tacita y según se vaya consumiendo. No es recomendable añadir grandes cantidades de caldo al inicio o de una sola vez: la idea es ir añadiendo poco a poco según las necesidades que te marque el arroz.

Fuego alegre

Es cierto que casi todas las recetas y platos cocinados a fuego lento ganan en sabor y calidad, pero el arroz no se te hará nunca, si no le aplicas el calor que necesita. No es cuestión de tiempo ni tampoco de abrasarlo en un fuego demasiado vivo en dos minutos, pero tampoco tengas miedo de mantener una potencia media y constante durante la preparación del risotto en tu cocina.

Mover y mover

Éste puede ser el truco más difícil de aplicar porque requiere práctica y tiempo, además de un poco de paciencia e insistencia, pero resulta crucial para lograr un risotto perfecto. El movimiento del arroz, que debe hacerse con cuchara o espátula de palo durante toda la cocción, debe ser constante y continuo con firmeza, pero sin demasiada fuerza, con delicadeza y equilibrio para que el grano no sufra, pero expulse de forma eficaz todo el almidón, que  le aporta esa característica peculiar de cremosidad de la que presume todo buen risotto.

Mantequilla y parmesano, solo al final

Olvídate de añadir queso o cualquier otro elemento durante la cocción del arroz, al no ser que quieras perjudicar seriamente la calidad de tu risotto y su acabado perfecto. Durante la preocupación del risotto, éste solo debe estar constantemente acompañado de su caldo de hidratación. Solo cuando tengas el arroz hecho en su punto justo y vayas a retirarlo del fuego, añade el queso parmesano y la mantequilla, pero nunca antes ni durante.

 

Con estos trucos para cocinar el risotto perfecto y con un poco de práctica, lograrás ese resultado que estás buscando en tu arroz a la italiana y será tu plato estrella, tanto en tus celebraciones como en tu dieta habitual. Es cierto que, en principio, el risotto no parece un plato sencillo, pero no es tan inalcanzable como parece.

En cuanto a las aportaciones calóricas y alimenticias de esta receta típicamente italiana, lo más recomendable antes de introducir platos nuevos a tu dieta es consultar con un profesional de la salud especializado en nutrición; con tu Seguro de Salud MAPFRE tienes a tu disposición un completo y nutrido cuadro médico para estas u otro tipo de consultas habituales.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios