Las incompatibilidades alimentarias de las frutas

Publicado por canalHOGAR, 10 Sep 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cocina, incompatibilidades de las frutas

Cuando queremos bajar de peso, la combinación entre alimentos se vuelve muy importante. ¿Habías oído hablar alguna vez de las incompatibilidades alimentarias de las frutas? Hoy te lo explicamos.

Es cierto que cada día que pasa estamos mucho más concienciados sobre lo que comemos y de qué forma lo tomamos, aunque alguna vez podemos dejarnos llevar por el placer de la comida sin ninguna lógica, algo que puede poner en detrimento nuestra salud y bienestar.

Los expertos en trofología (ciencia que estudia la alimentación natural de cada especie) dividen en dos clases los alimentos: los magnéticos y los eléctricos.

Los eléctricos pertenecen más a las verduras y raíces, mientras que los magnéticos abundan más en las frutas. Esto significa que los ácidos se encuentran en mayor cantidad en las frutas y las sales, en los vegetales.

A continuación vamos a detallar los diferentes grupos para analizar las incompatibilidades alimentarias de las frutas:

- Dulces. Algunas frutas cuando maduran, transforman la acidez en azúcares (aunque no todas son ácidas antes de madurar). Es lo que sucede por ejemplo en los dátiles, los higos o las peras dulces.

- Oleaginosas. En otras frutas esos mismos ácidos se convierten en aceites o materias oleaginosas. Esto ocurre con las avellanas, las nueces, los cocos o los cacahuetes, por ejemplo.

- Ácidas. En algunos casos, los ácidos se transforman en azúcares sólo en una proporción, por lo que éstas se pueden tratar como frutas ácidas y dulces al mismo tiempo.

- Feculentas. Hay otro tipo que no convierten los ácidos en aceites ni azúcares, sino en almidón. Es el caso de las castañas, los plátanos y las manzanas, sobre todo.

¿Qué incompatibilidades encontramos?  

No es aconsejable mezclar en una misma comida las frutas oleaginosas con las dulces, ya que cuando se mezclan los aceites con los azúcares más dulces de la fruta se producen fermentaciones de tipo alcohólico, lo que causa síntomas de embriaguez o molestias cada vez más sensibles.

Otra combinación nada recomendable es la de las frutas ácidas con las feculentas porque ejecutan el mismo proceso que en el caso anterior. Los ácidos impiden el desdoblamiento normal de las féculas en glucosa y dextrina.

Tampoco son compatibles las frutas ácidas con las dulces, ya que los azúcares retrasarán la transformación de los últimos en glucosa permaneciendo más tiempo de lo conveniente en los intestinos.

A pesar de ello, una buena combinación es la de las frutas dulces y jugosas con las feculentas, como en el caso de las castañas. Sin embargo, con las manzanas no lo es tanto debido a que esta fruta se encuentra dentro del grupo de las ácidas y dulces al mismo tiempo.

¿Qué pasa si comemos pan con frutas ácidas?

Si eres un amante del pan y no puedes comer casi nada sin este alimento, te interesará saber que los expertos en trofología recomiendan no mezclar el pan con las frutas ácidas ya que esto ocasiona innumerables trastornos digestivos.

Algunas frutas sí combinan bien con las féculas y los almidones, pero en otros casos pueden perjudicar en mayor o menor medida nuestro intestino.

Debes tener en cuenta que las frutas ácidas nos perjudican si las mezclamos con patatas, boniatos, pan integral, arroz, trigo, etc. Es por ello por lo que el pan combina muy mal con las manzanas, las naranjas y demás frutas ácidas. Sin embargo, no habrá ningún problema en combinar el pan con las frutas dulces y oleaginosas.

Conociendo las incompatibilidades alimentarias de las frutas ya podrás elegir cuál tomar en cada momento y con qué irán acompañadas. Aun así, si notas molestias después de ingerir algunas, te aconsejamos que acudas a tu médico del Seguro de Salud MAPFRE para que valore los síntomas.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios