Nochevieja con amigos: 3 platos sencillos y ricos

Publicado por canalHOGAR, 28 Dic 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Una mujer joven acerca un plato de comida a una mesa mientras dos chicos y una chica sentados alrede

Con estos platos para Nochevieja, tendrás un menú fácil de hacer, muy económico, y con resultados espectaculares para sorprender a tus invitados.

Se acerca la última noche de 2017: despediremos el año entre fiestas, risas, y como no, con las doce uvas de la suerte. Se trata de una noche para pasarlo bien junto a la familia y los amigos, con los que bridaremos para que se cumplan todos nuestros deseos. Si tienes pensado invitar a tu casa, no tienes por qué preparar un menú elaborado y costoso, al fin y al cabo lo que buscan tus invitados es pasar un rato agradable en buena compañía. Y tú no quieres llegar exhausto a la cena. Por eso, hemos pensado un menú especial, delicioso y abundante, pero lo mejor de todo: requiere poco esfuerzo. Y no pasa nada si no tienes buena mano en la cocina, porque estos platos seguro que te saldrán muy bien.

 

Platos para nochevieja fáciles y muy ricos

 

  • Mini cocas con chorizo y huevos de codorniz

Rápido de preparar, económico y con unos resultados increíbles. ¡Todos querrán repetir! Para prepararlo, comenzamos precalentando el horno a 180 grados. Extiende un rollo de masa de hojaldre sobre una superficie limpia y seca. Con un cortador de galletas redondo (o en su defecto, un vaso o similar) corta varios círculos, tantos como cocas quieras hacer. Si lo prefieres, puedes cortar el hojaldre con moldes de formas diferentes: rectángulos, cuadrados, flores, estrellas...

Coloca en la bandeja del horno un pliego de papel vegetal, y sobre él pon los hojaldres. Bate un huevo y pinta cada círculo con ayuda de un pincel de cocina.

Corta un chorizo (mejor de sabor intenso) en rodajas y disponlas de dos en dos sobre los hojaldres. Mete la bandeja en el horno. El chorizo irá soltando su aceite en el hojaldre, impregnándolo de color y sabor. Cuando esté dorado, puedes retirarlo.

Mientras se hacen las cocas, prepara los huevos de codorniz escalfados. Forra el interior de un vaso con papel trasparente, vierte un chorrito de aceite, casca un huevo en su interior y ata un cordel de cocina en la parte superior del papel film. Te quedará un saquito que después tendrás que meter en una cacerola con agua hirviendo. Si metes varios a la vez, cuando lo hagas se frenará el proceso del hervor. Espera a que vuelva y entonces cuenta tres minutos exactos. Cuando haya pasado ese tiempo, retira los saquitos y sumérgelos en un recipiente de agua con hielo.

Un truco: si intentas cascar los huevos de codorniz como si fueran los de gallina, lo más seguro es que se te rompan. Lo mejor es pinchar el cascarón con la punta de un cuchillo hasta hacer un agujero. A partir de ahí, ábrelo poco a poco y deja que el huevo caiga sobre el vaso.

Abre cada saquito con unas tijeras y pon los huevos sobre las cocas aún calientes. Añade una pizca de sal en escamas y un poco de sésamo negro para decorar.

  • Canelones de sesos y foie

Quizá el ingrediente estrella (los sesos) te echen para atrás a la hora de hacer esta receta, pero esa es precisamente la clave de que queden tan ricos y con una textura inmejorable.

Empieza limpiando completamente 200 gramos de sesos de cordero: retira la sangre y las impurezas y ponlos a cocer con sal durante diez minutos para que se desprendan del sabor.

En una sartén con aceite sofríe una cebolla y medio puerro muy bien picados con una pizca de sal. Cuando estén ligeramente dorados, añade los sesos y 100 gramos de foie cortado en dados. Con una cuchara o un tenedor de madera, aplasta todos los ingredientes hasta que quede una pasta. Salpimienta y remueve hasta que se mezclen perfectamente.

Llena una cacerola de agua, añade un chorro de aceite y cuece las placas de los canelones, según indique el fabricante.

Para preparar la bechamel: Pon 45 gramos de mantequilla en una sartén grande. Cuando se haya derretido, añade 45 gramos de harina y remueve. Cuando la harina se haya tostado ligeramente, añade medio litro de leche entera (que habremos calentado previamente en el microondas). Hazlo poco a poco mientras remueves continuamente para que no salgan grumos. Si aun así no te queda una salsa uniforme, pásala por la batidora para que quede totalmente homogénea.

Vierte un poco de la bechamel en la sartén del sofrito, añade una cucharadita de harina y mézclalo bien. Retíralo del fuego y deja que enfríe.

Llega el momento de montar los canelones. Tan sencillo como colocar las placas sobre un trapo de cocina limpio y seco. Vierte una cucharada de relleno de foie y sesos sobre cada placa, y enróllala. Pon los canelones ya hechos en un recipiente apto para el horno, riega toda la superficie con la bechamel y espolvorea con abundante queso rallado. Pon varios pedacitos de mantequilla por encima y mételo en el honro con la opción grill hasta que se haya gratinado.

  • Picantones con mostaza y miel

Los picantones son pollos pequeños que no superan el medio kilo. Su punto fuerte es la carne: mucho más tierna, jugosa y con menos grasa que la del pollo común. En este caso necesitaremos dos piezas (para cuatro personas) a las que tendrás que quitar las plumas y la grasa, y salpimentar por dentro.

Precalienta el horno a 180 grados.

Pon 80 gramos de uvas pasas en un bol con agua, y déjalas un minuto para que se hidraten. Mientras, corta 100 gramos de tocino ibérico en pequeños dados. Después, mezcla las pasas y el tocino y rellena con ellos el interior de cada picantón.

Vierte abundante aceite de oliva (unos 50 mililitros) en una fuente para horno y pon los dos picantones y salpimiéntalos. En otro bol, mezcla dos cucharadas de miel, dos cucharadas de mostaza Dijon, 50 mililitros de Pedro Ximénez y un chorro de aceite de oliva, y vierte la mezcla por encima de los pollos.

Hornéalos durante 40 minutos, añadiendo de vez en cuando –y poco a poco- 50 mililitros de agua para que no se queden secos.

Puedes acompañarlos de una ensalada de brotes verdes, patatas a lo pobre o arroz basmati cocido.

Y no olvides tener tu casa decorada y a punto para recibir a tus invitados. Se trata de pasar una noche divertida, sin preocupaciones, y para conseguirlo, el Seguro de Hogar MAPFRE es el mejor aliado, con las mejores condiciones del mercado para hacer que tu vida sea más fácil.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos