Los supermercados del futuro ya existen

Publicado por canalHOGAR, 26 Ene 2017

Supermercado del futuro abierto en Milán y diseñado por el profesor de MIT Carlo Ratti

Olvida todo lo que sabes sobre ir a hacer la compra. Cada vez son más los prototipos de supermercado basados en la tecnología y algunos, en varios países del mundo, ya se están poniendo en marcha.

Hay un montón de teorías y diseños para decir que un supermercado es el vivo ejemplo del futurismo en su categoría. Aun así, muchos siguen relegados al terreno de la imaginación y nos quedan algunos años por delante hasta que se hagan realidad.

No obstante, vamos a fijar la vista en un desarrollo compartido hace pocos días en los principales blogs de tecnología y economía: se trata de un supermercado del futuro diseñado por un profesor del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) y que ya abrió sus puertas al público en Milán.

Pero, ¿cuál es el aporte más relevante de este tipo de supermercados? Si bien es cierto que cada consumidor tendrá su propia idea de lo que es más o menos importante en un supermercado del futuro, un aspecto que llama poderosamente la atención es que estos desarrollos parecen pensados, en gran medida, para ayudar a las personas a cuidar de su salud.

El despliegue de sensores, datos y pantallas apunta en no pocos casos a ofrecer información nutricional o advertencias sobre los métodos de obtención y conservación y los alérgenos de los productos, afianzando la teoría de que esta puesta en escena de alta tecnología no sólo está concebida para convertir el hecho de hacer la compra en un auténtico espectáculo al estilo de las pelis de ciencia-ficción, sino como una manera de ayudar a las futuras (y no tan futuras) generaciones de consumidores a hacer compras más conscientes en pos de su salud y la del medioambiente.

Expertos en ingredientes

 

Un cambio muy interesante y fácil de notar entre los supermercados tradicionales y el supermercado del futuro es la disposición de los productos en los pasillos: mientras que en la actualidad vemos todas la frutas y verduras juntas, todos los cereales juntos, todas las galletas juntas, en esta propuesta de Carlo Ratti los artículos se ordenan según su composición. Por ejemplo: Las uvas junto al zumo de uva, las galletas de uva, el vino y las pasas.

Alimentos con historia

La abundancia de información es uno de los puntos clave en este supermercado del futuro: ya no tienes que conformarte con ver, oler y tocar, por ejemplo, una cebolla. Ahora puedes ponerla delante de un lector y averiguar -por medio de sensores de movimiento y fórmulas de realidad aumentada, de qué granja viene, si se usaron fertilizantes o pesticidas en su cultivo, si la granja de donde viene es eco-friendly o por el contrario es altamente contaminante, cuánto pesa y muchos datos más que te ayudarán a discernir si realmente quieres comprar y comer ese producto en concreto.

 

Dignos de Masterchef

No contentos con ayudarte a saber más sobre lo que compras, en el supermercado del futuro también querrán ayudarte a crear tuppers épicos. Una pared compuesta por 54 monitores muestra cuáles son los productos más vendidos del día y varias sugerencias de preparación de recetas que involucran o bien estos productos más vendidos, o bien otros que puedan ser de tu interés. Así no sólo se facilita el proceso de compra, sino que se transforma la relación entre el supermercado y el cliente, al convertir al primero en un aliado que trasciende el hecho comercial y se convierte en un verdadero ayudante de las labores del día a día.

Lineales bajitos, para que hagas amigos

Otra preocupación de Carlo Ratti al diseñar este supermercado del futuro, ha sido la tradicional tendencia de los supermercados a tener lineales que rozan el techo con lo cual, ni sabes qué te espera al otro lado del pasillo, ni socializas con nadie, considerando que no ves al que está de pie en posición “enfrentada” a la tuya y que muy posiblemente la otra persona que esté en el mismo pasillo que tú, si la hubiese, estará mirando hacia el lineal opuesto, es decir, de espaldas a ti.

Para solucionarlo, el diseño contempla que los lineales sean más bajos que la altura de un adulto promedio y que los productos estén organizados al estilo de un mueble-biblioteca. La intención es que tus ojos tengan campo abierto para conversar con la persona que esté al otro lado del pasillo, facilitando de este modo las interacciones humanas en el supermercado y alejándose de la idea de que la tecnología tiende a despersonalizar los procesos cotidianos.

La meta: Crear experiencias

Si bien las innovaciones propias de un recinto como éste permitirían un sinfín de nuevos comportamientos en el usuario, el diseñador de este supermercado del futuro aclara que no es obligatorio utilizar todas las funcionalidades disponibles. Para aquellos con temor a convertir la compra en un proceso de muchas horas, queda explicado que es posible coger las cosas sin leer ni escanear nada, ir a pagar, embolsar y salir tal como se hace en los supermercados actuales.

Eso sí, mientras estos supermercados llegan a España, tú puedes cuidar lo que comes con la ayuda de un experto en nutrición. Si tienes un Seguro de MAPFRE Salud, tienes un amplio cuadro médico a tu disposición para ayudarte a llevar una vida saludable.






Linkedin Google Email WhatsApp

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos