5 errores que cometemos con el ajo

Publicado por canalHOGAR, 22 Nov 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

5 errores que cometemos con el ajo

Lo primero que debes saber es de dónde procede el ajo que compras o que vas a usar en tus recetas; el lugar donde el ajo ha sido plantado, cómo ha sido cuidado, recogido y almacenado es esencial para su calidad.

Los ajos saludables y de calidad son el fruto de plantaciones ecológicas, cuidadas y controladas donde el ajo recibe todos los cuidados que precisa. Luego, una vez en casa, es importante que también sepas como manipularlo, guardarlo y disfrutarlo; atención con las tradiciones sobre el ajo:

   1. Guardarlo en la nevera

No te líes, el ajo puede durar mucho tiempo en casa fresco y en plenitud de facultades, no es un ingrediente natural difícil de cuidar o almacenar. No necesita estar en la nevera, lo único que beneficia a tus ajos es estar en lugares oscuros, frescos y secos. Lo ideal es mantenerlo en bolsas de red o con rejillas, evita el plástico o el papel y nunca los guardes totalmente cerrados.

Si quieres, puedes congelar los ajos, pero mejor pelados y lavados; también puedes prepararlos y luego meterlos en botes con aceite de oliva, te durarán en perfecto estado durante meses.

   2. Quemarlo en la sartén

Es muy común usar el ajo para hacer sofritos, salsas o simplemente para aderezar y darle un toque al aceite de freír carne, por ejemplo. Ojo con esta costumbre, el ajo no debe quemarse y si se quema, no es recomendable consumirlo. Para proteger el ajo sobre la sartén añádelo al final del preparado, ya que se quema muy rápido.

Tanto en la sartén como en el horno evita picar el ajo demasiado menudo y protégelo con aceite o mantequilla para que no se queme de forma inmediata, en cuanto el ajo se empiece a dorar es mejor retirarlo.

   3. Consumirlo de manera inmediata

Este es probablemente de los errores más comunes que se comenten a diario con el ajo. Las propiedades más beneficiosas del ajo están en su misma naturaleza, pero adquieren las máximas proporciones, unos 15 minutos después de ser pelados y cortados.

Cuando vayas a cocinar con ajo, lo mejor es prepararlos lo primero y dejarlos reservados en un cuenco al aire para que en el momento de su uso estén en su plenitud de sabor y calidad.

   4. Evitarlo por el olor que deja

Muchas personas no toman ajo ni lo utilizan nunca en la cocina por los restos que deja en el organismo. La ingesta de ajo es cierto que puede afectar al aliento y a la sudoración, por ejemplo, volviéndola más fuerte y desagradable. Pero también puedes evitar fácilmente esta consecuencia.

Junto con el ajo incluye siempre algún ingrediente neutralizador del olor de éste como el perejil o el hinojo que evitarán que los compuestos de azufre que tiene el ajo y que son los causantes del mal olor, se transmitan por el cuerpo.

   5. Pelarlo con chuchillo

Muchas personas se desesperan cada día ante una cabeza de ajo, buscando la forma de partirla y luego de librar a cada uno de los ajos de su característica piel. No uses el cuchillo ni ningún tipo de objeto cortante, además de dañar el ajo no lograrás quitar la piel. El truco está en la fricción.

 

 

 

Puedes meter los ajos en un bote con tapa y agitarlos enérgicamente, veras como la piel se libera rápida y completamente, sin esfuerzo. Si los metes unos segundos en una taza de agua caliente, también podrás pelarlos con facilidad.

Ahora ya sabes cómo debes tratar a los ajos para disfrutar de todas sus propiedades, evita estos cinco errores y aprovecha el sabor que aporta a muchas recetas y salsas. No obstante, si tienes dudas sobre la adecuación de este alimento para tu dieta, consulta con tu médico de confianza, con MAPFRE Salud tú eliges cómo y cuándo para que tus consultas médicas sean además, cómodas y adaptadas a ti.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios