Trucos para comer sano en la oficina

Publicado por canalHOGAR, 18 Oct 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Trucos para comer sano en la oficina

Se acabaron las excusas: Comer fuera de casa también puede ser sano y saludable. Puedes comer en la oficina y seguir una dieta equilibrada, solo es necesario observar algunos sencillos trucos.

Unas veces el problema es cómo transportar la comida. Otras, cómo cocinar saludable para que esté rico horas después y pueda calentarse. Y para muchos la pega es que no saben que lo mejor es hacer sus propios menús en casa. Pero todos estos inconvenientes tienen fácil solución.

   1. El recipiente

Importa y mucho la forma en la que lleves tu comida para que se mantenga en el mejor estado. Hay una gran variedad de recipientes para llevar la comida, pero si puedes permitírtelo, el cristal sigue siendo el mejor material para que la comida no pierda sabores y pueda calentarse con total seguridad. Le sigue el metal y en el último puesto, están las tarteras o similares de plástico o silicona que son menos saludables, aunque más ligeros para su transporte.

Si tienes que usar de plástico cámbialos con frecuencia y lávalos a máxima temperatura -que soporten- al menos una vez en semana en el lavavajillas.

Para llevar sopas, cremas o purés -que son muy saludables y cómodos para hacer con tiempo- apuesta por termos o botes de cristal herméticos.

   2. La mejor forma de cocinar tu menú de oficina

Evita fritos y apuesta por los asados tanto para carnes como para pescados, además de más saludable es mucho más fácil que queden jugosos y más ricos cuando tengas que volverlos a calentar. El vapor para verduras y mariscos también es una forma de asegurarte una receta saludable y con buenos resultados.

Si eres aficionado a cocinar a la plancha, olvídate de esta técnica para la oficina, casi todos los alimentos cocinados a la plancha quedan secos pasados unos minutos de su realización. Evítala.

Los alimentos que pueden comerse al natural o con algún aderezo como aceite o vinagre son perfectos para llevar. El truco está en no añadir el aderezo hasta que no se vaya a comer. Para las ensaladas, por ejemplo, lleva en un pequeño bote de cristal la salsa que prefieras, como una saludable vinagreta, y añade en el momento de comerla.

   3. Planifica con tiempo y variedad

Un fallo muy habitual en las comidas que se llevan a la oficina es que carecen de preparación y orden. Si te dejas llevar por la improvisación y las prisas es poco probable que aciertes con recetas o propuestas saludables y variadas. Empieza por planear tu semana o, incluso, tu mes de comidas para la oficina.

 

 

Apuesta por los alimentos de temporada para ahorrar y, además, encontrar materias primas en las mejores condiciones y en plenitud de sus virtudes, lo que hace mucho más fácil que cuando los cocines y los transportes se mantengan plenos de sabor y con la mejor textura. Este truco es especialmente importante para frutas y verduras.

Si preparas el menú para llevar con tiempo, evitarás platos precocinados y recursos de emergencia como comida de máquina o similar.

Apúntate estos trucos y hazlos costumbre en tu casa. También una buena nevera en la oficina ayuda -como en casa- a que la comida se conserve en el mejor estado hasta el momento de su consumo. En tu hogar, no cometas el error de no proteger tu frigorífico contra subidas de tensión o averías, el Seguro de Hogar MAPFRE también cuida del contenido de tu frigorífico como del resto de tu vivienda, de acuerdo con tus prioridades y necesidades.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos