Auténticos Mac&Cheese, los macarrones con queso americanos

Publicado por canalHOGAR, 18 Ago 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Auténticos Mac

A nadie se le escapa que la pasta es un plato típicamente italiano, pero cuando descubras lo ricos que están y lo fáciles de hacer que son los auténticos Mac&Cheese, tendrás que admitir que la aportación americana se merece un 10.

Un plato rico, nutritivo y que va a conquistar a niños y mayores, los auténticos Mac&Cheese no son otra cosa que  los macarrones con queso, versión americana o interpretación más allá del mediterráneo. Son un recurso increíble para comidas improvisadas, rápidas o urgentes; pero además, gracias a su capacidad de combinar con casi todo, es la típica receta que podrás reinterpretar a tu gusto, una y otra vez.

Merece la pena que emplees media hora de tu tiempo en descubrir cómo se hace pasta al estilo americano, lo más típico es hacerlo con unos macarrones específicos, que se caracterizan por su forma rizada y curva -elbows-, pero como no son tan fáciles de encontrar en España y, a parte de la estética, no aportan nada diferente en sabor o textura, puedes hacer esta receta de Mac&Cheese con la pasta que prefieras, macarrones tradicionales o los que tengas más a mano.

Para preparar una buena ración de macarrones para cuatro personas, vas a necesitar medio kilo de pasta (macarrones o similar), una cucharada de harina, otra de mantequilla, una cucharadita pequeña de mostaza suave, 200 gramos de queso rallado -Cheddar es lo más adecuado y típico, pero puede cambiarse y combinarse según gusto y necesidades-, un vaso de leche, sal y pimienta.

Con los ingredientes listos y tu cocina a punto solo necesitas unos 20 minutos para elaborar este típico plato: Auténticos Mac&Cheese, los macarrones con queso americanos.

1. Cocer la pasta

Pon los macarrones en agua en una olla y cuece, sigue las instrucciones del fabricante para que la pasta quede en su punto de cocción exacto. Lo normal es que se hagan en unos 6 minutos. Es mejor que la pasta quede al dente, un poco dura, evita por todos los medios que se ponga demasiado blanda y que llegue a deshacerse. Es importante que nada más que saques los macarrones del agua de coción, escurras y les añadas, bien calentitos y sin enjuagar, la salsa.

2. Prepara la base de la salsa

Mientras que se acaba de cocer la pasta, puedes ir preparando la salsa para tenerla en su punto en cuanto los macarrones se cuezan. Pon una sartén en la cocina con la mantequilla para que se vaya deshaciendo, utiliza un fuego bajo y poco potente para que la mantequilla no se queme, añade la harina y remueve para que tome color al unirse con la mantequilla derretida. Echa también la mostaza y ve añadiendo leche poco a poco y removiendo sin parar, hay que evitar que se formen grumos y que la salsa pierda su textura consistente, pero líquida. Salpimienta.

3. Culmina la salsa con el queso

Sobre la base de mantequilla, harina, mostaza, sal, pimienta y leche bien derretida y sin grumos, ves echando el queso elegido. Reserva una pequeña cantidad para espolvorear por encima al gratinar la pasta. Añade el queso poco a poco a la sartén donde tienes la base ya lista y mantén siempre el fuego bajo, pero constante para poder ir derritiendo y fundiendo el queso con el resto de la mezcla.  Se trata de obtener una salsa suave, ligera y totalmente libre de grumos.

4. Al horno a gratinar

En una fuente apta para el horno, preferiblemente baja y en la que los macarrones no queden muy apretados, incorpora los macarrones recién cocidos y ves echando la salsa por encima, mezclando, pero procurando que en la parte superior quede una capa de salsa no gruesa, lo justo para que pueda gratinarse y sobre la que puedas echar un poco más de queso rallado. Pon los macarrones en el horno para darles un toque de grill, dependiendo de la potencia del horno y el tipo de queso puede ser suficiente con 5 minutos, vigila y en cuanto veas que la capa superior se pone dorada, retira.

Con cuidado y avisando a los comensales de la temperatura del plato, lo mejor es servir y comer los macarrones nada más salir del horno, para degustarlos en plenitud de sabores y texturas.

Los  Mac&Cheese o macarrones con queso americanos son -como ha quedado patente- fáciles de hacer, aunque nadie te garantiza que te sepan como los auténticos. Para una experiencia totalmente americana, tendrás que volar al otro lado del Atlántico y para que nada te estropee tu aventura, pon en tu equipaje de mano el Seguro de Viaje MAPFRE adecuado para preocuparte sólo de disfrutar con los macarrones, las hamburguesas y/o los perritos.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios