Cómo hacer horchata de chufa casera

Publicado por canalHOGAR, 18 Jul 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo hacer horchata de chufa casera

La horchata es una bebida refrescante, pero también nutritiva por sus aportaciones en minerales y vitaminas. Para meriendas, desayunos, tentempiés estivales o postres, la horchata de chufa es siempre una buena idea. Si además es casera, las bondades se multiplican.

Conseguir chufas no es tan sencillo como puede parecer, aunque depende del lugar de España donde las busques. Este tubérculo se cultiva de forma tradicional en la Comunidad Valenciana y, en general, en la zona de la costa levantina española. Pero si tienes chufas, no lo dudes, una de las mejores formas de degustarlas es en horchata.

El ingrediente principal es la chufa y poco más necesitas para elaborar una deliciosa horchata con el punto de dulzura o espesor que tú prefieras. Para degustar un litro de horchata de chufa sólo necesitas: 250 gramos de chufas, 1 litro de agua y 125 gramos de azúcar. Como instrumentos: la batidora y el chino -colador-.

La elaboración de la horchata es muy sencilla, pero necesita algo de intensidad y dedicación para exprimir al máximo las chufas y obtener toda su esencia que será la base del sabor de tu horchata casera. Por otra parte, la cantidad de agua y azúcar parte de unas bases, pero puede aumentarse o disminuirse, según el gusto personal. Merece la pena empezar con las cantidades recomendadas y en sucesivas ocasiones, ir alterando según el gusto.

Preparación de las chufas

Las chufas precisan de un remojo de unas 24 o 48 horas antes de la elaboración de la horchata. Colócalas en un recipiente amplio con agua corriente y cambia el agua a menudo. El objeto de este baño previo es que las chufas se limpien y se esponjen, eliminando por completo pequeñas impurezas que suelen estar adheridas a la chufa de manera natural.

 

 

Triturado

Saca las chufas del agua, escúrrelas ligeramente y notarás que las chufas se han hidratado y esponjado. Colócalas en el vaso de la batidora para poderlas triturar. No es un trabajo suave, por lo que es recomendable que vayas triturando las chufas poco a poco, incorporando poca cantidad y añadiendo chufas según vayas picando. La leche o jugo de las chufas irá saliendo poco a poco del tubérculo.

Colado

Cuando ya tengas todas las chufas trituradas en su totalidad y hayas sacado todo el jugo que sea posible, es hora de colar el resultado utilizando un chino para facilitar esta tarea. Debes colar el jugo de las chufas para eliminar impurezas y quedarte sólo con la esencia obtenida. Para aprovechar al máximo las chufas, se recomienda que en este paso, además de colar, intentes exprimir aún más las chufas, apretándolas con fuerza y escurriéndolas al máximo. Aunque no es sencillo, merece la pena dedicarle su tiempo a este trabajo manual y tu horchata casera ganará en sabor.

Mezcla

El zumo de la chufa, ya limpio de restos, es la base de la horchata. Ya sólo queda que le añadas el agua y el azúcar, removiendo enérgicamente para su completa mezcla y disolución. Debe quedar una horchata homogénea y de textura ligera, pero con base. La horchata se recomienda tomar muy fría para mejorar su sabor y hacerla aún más refrescante, así que antes de degustarla, ponla en una jarra y déjala un par de horas en la nevera.

Si te gusta la horchata, la casera te va a encantar, ya que puedes hacerla ajustada a tu gusto, modificando la cantidad de agua y azúcar en función de tus preferencias. Recuerda que es una bebida totalmente natural y que no dura mucho tiempo en buen estado, aunque la tengas en la nevera. Lo más seguro es que hagas la horchata, la dejes enfriar y la consumas en su totalidad en el momento.

Incorporar horchata este verano a tu dieta es una buena idea pero, como en todo tipo de alimentos o nuevas recetas, merece la pena contar con el consejo de un experto nutricionista o dietista para que te aconseje la mejor forma -cantidades y asiduidad- de incorporar la horchata a tus hábitos alimenticios, sin interferir en tu salud y disfrutando sólo de sus beneficios. Con los Seguros MAPFRE Salud puedes hacer esta consulta médica, de acuerdo con tu póliza elegida, con el médico que prefieras y en el momento que tú elijas.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos