Diferencias entre los tipos de aceite de oliva

Publicado por canalHOGAR, 07 Jul 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Diferencias entre los tipos de aceite de oliva

Todos estamos de acuerdo en afirmar que el producto estrella de la dieta mediterránea es el aceite de oliva. Con pan, en ensaladas, para freír, para hacer un sofrito… El aceite de oliva es oro líquido. Hoy te contamos las diferencias que existen entre los diferentes tipos.

El aceite de oliva, además de ser el producto estrella de nuestra cultura gastronómica, tiene multitud de beneficios para la salud. Aunque de forma general siempre hablamos de aceite de oliva, lo cierto es que existen diferentes tipologías según la composición, el olor, el sabor, la acidez, etc. En este sentido es importante conocer las diferencias entre cada tipo, así como las nomenclaturas que se suelen utilizar, para elegir siempre el producto más adecuado para cada uso.

Antes de profundizar en los diferentes aceites de oliva, es importante comentar que el de mayor calidad es el Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE). Este aceite se obtiene por procesos mecánicos, no contiene ningún defecto y su acidez es inferior a 0,8 grados. De esta categoría también podemos encontrar varios aceites, en función de las aceitunas de las que se obtenga: arbequina, cornicabra, picual, etc.

   Aceite de oliva vs. Aceite de oliva virgen

Es bastante habitual encontrar en los lineales de los supermercados envases de aceite de oliva con una denominación que puede confundir a los consumidores. Además del AOVE que hemos comentado antes, del proceso de obtención y filtrado del aceite también se obtienen otras variedades, que se clasifican a partir de un análisis físico-químico y un panel de cata organoléptico, en el que se localizan las posibles imperfecciones. Así, los otros tipos de aceites obtenidos son:

   - Aceite de oliva virgen: esta tipología sin la palabra “extra” se sigue considerando zumo de aceituna, aunque presenta algún defecto. Su acidez oscila entre 0,8 y 2 grados. No se utiliza ningún aditivo químico para su elaboración y es perfecto para consumirlo tanto en crudo como en frito.

   - Aceite de oliva: este tipo de aceite es de menor calidad, ya que en su proceso de elaboración se utiliza una mezcla de aceites refinados y vírgenes. Normalmente se suele utilizar aceite de oliva virgen con una acidez superior a 2 grados. A pesar de ello, se puede consumir sin ningún problema y de hecho, es uno de los más vendidos.

   - Aceite de oliva lampante: al contrario que los anteriores, esta variedad no es apta para el consumo, dado que presenta multitud de defectos en la cata. Este aceite de oliva lampante se solía utilizar antiguamente para avivar las lámparas de aceite. Para aprovechar este líquido lo que se hace es volver a someterlo a un proceso físico-químico para obtener aceite de oliva refinado, que tampoco se puede consumir porque no tiene ni olor ni sabor. Este resultado se suele mezclar con aceite de oliva virgen para obtener un nuevo producto de una categoría bastante baja.

Dado que los fraudes a la hora de categorizar los aceites de oliva están a la orden del día, es fundamental saber distinguir unos de otros y confiar siempre en las marcas de referencia de nuestro país. Esto nos ayudará a saber lo que realmente estamos comprando y a poder sacar el máximo partido de este ingrediente en nuestros platos.

Si notamos un sabor amargo y picante estaremos, sin duda, ante un aceite de oliva virgen extra. Sin embargo, en el caso de que no apreciemos estas características, probablemente estemos delante de un aceite de oliva, ya que estas propiedades se eliminan en su proceso de elaboración.

Conociendo las diferencias entre los tipos de aceite de oliva evitarás que te den gato por liebre. Esta información también es importante para saber qué uso puedes darle a cada uno. No dudes en utilizar siempre este oro líquido en tu cocina para beneficiarte de todas sus propiedades saludables. En cualquier caso, recuerda confiar en los Seguros MAPFRE Salud que te ofrecen las coberturas más completas y los profesionales más especializados. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos