Cómo preparar la sangría de vino blanco

Publicado por CanalHOGAR, 12 Feb 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo preparar la sangría de vino blanco

Si te preguntas cómo preparar la sangría de vino blanco, es evidente que sabes que este tipo de bebida admite otros ingredientes y sabores que la hacen diferente, pero igual de refrescante y rica, o incluso más, todo depende del gusto personal.

Aunque seguro que si piensas en el color de la sangría, tendrás en la cabeza el rojo. La sangría es un tipo de bebida que puede hacerse con otros vinos, además de con el tinto. Descubre cómo preparar la sangría de vino blanco y sorprende en tu próxima celebración: es sencillo y la variante suele resultar muy atractiva y original.

El vino blanco es el ingrediente principal de la sangría blanca y aunque puedes elegir según el gusto personal entre los distintos tipos de variedades de vinos blancos, entre los más adecuados y recomendables para esta combinación en sangría están los dulces y menos secos. No obstante, si tienes un vino blanco preferido no dudes en probarlo en sangría, no hay ningún caldo que no pueda degustarse en esta forma.

Como ocurre con la sangría clásica, existen muchas y variadas recetas para hacer sangría de vino blanco. Algunas más dulces, otras más secas y ácidas, las hay con más contenido alcohólico y más fuertes en sabor… todo depende del gusto y la interpretación personal que quiera hacerse de esta bebida.

Para preparar una sangría de vino blanco básica necesitas:

- Una botella de vino blanco al gusto.

- 2 tazas de azúcar, aunque puede ser más, menos o nada según las preferencias personales.

- Medio litro de soda, ginger ale, refresco o  agua carbonatada. Puede ser un ingrediente opcional y se puede elegir entre una gran variedad de alternativas en función, sobre todo, del dulce y suavidad que prefieras que tenga la sangría.

- Frutas a elegir entre cítricos, frutos rojos o tropicales. Aunque en general admite todo tipo de frutas que puedas encontrar o con las que te apetezca aportar colorido y un toque frutal a tu sangría.

- Brandy o agua ardiente, o algún otro tipo de bebida alcohólica que te guste. Ten en cuenta que, en este caso, la sangría resultará mucho más fuerte en sabor y en gradación alcohólica.

- Hielo.

Con estos ingredientes y un recipiente bastante amplio como un bol alto o una jarra de gran capacidad, depende de la cantidad de sangría de vino blanco que vayas a preparar, ya tienes todo lo necesario para preparar en poco menos de media hora una sangría de vino blanco. Siempre que sea posible y para que el tiempo necesario para enfriar la bebida sea el menos posible,  se recomienda tener todos los ingredientes en la nevera previamente, salvo el azúcar.

1.- Echa el vino en la jarra o bol.
2.- Añade el azúcar y remueve.
3.- Si has decidido añadir algún otro componente alcohólico, este es el momento. Vuelve a remover.
4.- Añade, si quieres, la bebida carbonatada elegida. Vuelve a mezclar todos los elementos.
5.- Trocea al gusto las frutas elegidas, los cítricos mejor con cáscara y los frutos rojos como moras o frambuesas, mejor enteros.
6.- Si puedes y tienes tiempo, coloca  en la nevera la sangría y deja macerar el máximo tiempo que sea posible, aunque no más de un par de horas dependiendo del tipo de fruta que hayas puesto.
7.- En el momento de servir o de llevar a la mesa o evento, añade abundante hielo.

El secreto para saber cómo preparar la sangría de vino blanco está en dar con la combinación que más guste. Algunos aseguran que la mejor sangría blanca es la más dulce, otros la prefieren seca y con toques cítricos. En cualquier caso, de lo que no hay duda es que debe servirse muy fría.

Experimenta y sé creativo, no tengas temor a equivocarte. La sangría de vino blanco es una bebida fácil de hacer y que admite muy bien casi todos  los ingredientes y posibilidades que se te ocurran. Es perfecta como bebida en barbacoas, comidas informales y aperitivos. En sus variantes más elegantes y sofisticadas –suave y seca- , la sangría de vino blanco puede acompañar cenas y comidas a base de pescados, pasta o mariscos, por ejemplo.

Ahora que ya sabes cómo preparar la sangría de vino blanco y las posibilidades que te ofrece como bebida refrescante, prueba diferentes combinaciones y sorprende en tu próximo evento o celebración con tu más personal sangría blanca. Mientras tú te ocupas siempre de los detalles y de disfrutar con los preparativos, el Seguro de Hogar MAPFRE te respalda con los mejores servicios, asistencias y coberturas para que tu casa siempre luzca perfecta.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos