Tipos de café y cómo prepararlos

Publicado por CanalHOGAR, 25 Ene 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Tipos de café y cómo prepararlos

El café está entre las bebidas más populares y universales. Sin embargo, o justo por ello, hay muchos tipos de café y cómo prepararlos también tiene sus secretos y claves, con variedades regionales y detalles especiales en cada caso.

El mundo del café es rico y muy extenso, además de tremendamente peculiar y particular según los lugares y las personas, ya que entorno al café hay mucha cultura y tradición. Desde la hora de tomarlo, los tipos de café, las tazas o vasos adecuados  y cómo prepararlos, esta bebida  milenaria exige de mucho conocimiento, si pretendes ser un experto.

Para no perderse, y salvando peculiaridades y nombres regionales, existen unos tipos básicos de café y cómo prepararlos. Se trata de una base genérica de la que luego se pueden encontrar variedades y especialidades, pero que resulta perfecta para luego experimentar y personalizar con el café.

Expreso

El café solo es un café espresso o expreso, ya que para ser fieles a su esencia debería hacerse con una cafetera espresso. Es un café pequeño en cuanto a cantidad (unos 30 mililitros) y como consecuencia de la presión con la que se hace, presenta en la superficie una característica capa de crema del propio café. Es un café intenso en sabor y aroma.

Cortado

El macchiatto, como se denomina en su país de origen, Italia, es un café expresso al que se añade un toque de leche caliente líquida o en forma de espuma. Se mantiene el tamaño pequeño y por tanto, se sirve en taza reducida. El toque de leche resta intensidad y suaviza levemente el sabor.

Con Leche

Si al café expreso le añades leche caliente ya tienes un café con leche. La proporción de leche marcada es dos tercios de leche por uno de café, pero es sumamente variable según los países, las costumbres, los gustos o la hora del día en la que se consuma el café con leche.

Capuchino

Éste es ya una café de tamaño grande que exige una taza más amplia para dar cabida a la cantidad de leche y espuma que precisa, además del café. La proporción exacta es a partes iguales y desde el fondo de la taza hacia arriba: café, leche y espuma de leche. Se puede y se suele adornar con canela o cacao en polvo que se pone sobre la espuma de leche que corona todo capuchino que se precie de serlo. Desayunos y meriendas son perfectos para degustar este tipo de café.

Leche manchada

Éste es el café más suave y menos intenso: se parte de un vaso de leche caliente sobre el que se vierte una pequeña cantidad de café expreso. Lo dominante en este tipo de café es la leche que gana un poco de sabor con el café, pero es algo muy sutil. Se aconseja servir en tazas o vasos de cristal, altos y grandes.

Bombón

Como su nombre antecede, se trata de un café apto solo  para muy golosos. En este caso, el café expreso se acompaña de leche condensada. Lo más habitual es poner en una taza pequeña o vaso de cristal transparente un fondo de leche condensada y sobre él se vierte el café expreso y caliente. La densidad de la leche condensada hace que el café no se mezcle y visualmente se aprecia  el contraste blanco –en el fondo- y negro, a través de la taza de las dos capas que conforman el café bombón.

Americano

Es una versión diluida en agua del café expreso, por lo tanto resulta más suave y menos intenso. Una vez preparado el café expreso se le añade agua caliente y por lo general, azúcar. Es un café muy popular en países como Venezuela, y resulta perfecto para aquellos que no toleren el café demasiado fuerte.

Moka

El chocolate es el ingrediente adicional del Café Moka. Se combinan a partes iguales leche, chocolate y café. Normalmente se sirve con una capa de espuma en superficie que se aprovecha para decorar con canela o cacao en polvo. Es un café contundente y dulce, perfecto para meriendas o media mañana. Se sirve en taza grande.

Vienés

El café más elegante y dulce es el vienés: la nata corona esta combinación de café y le aporta un toque dulce pero suave. Habitualmente, se prepara el café expreso y se añade leche caliente con crema y se corona con una nube de nata; además, sobre ella, ralladura de chocolate o pequeñas chocolatinas completan el perfecto café vienes.

Irlandés

El nombre no deja dudas al origen de este tipo de café, ni tampoco su ingrediente diferenciador, el whisky irlandés. En una copa debes poner el whisky, azúcar y un café expreso caliente. Estos primeros ingredientes debes mezclarlos a conciencia; después, muy despacio, añade nata fría que quedará flotando en la parte superior. Debe consumirse, sin volver a mezclar.

Caffé frappé

La receta más refrescante de café, el tipo de café perfecto para consumir en verano, en la piscina o en la playa. Se suele hacer con café soluble al que se le añade leche, se bate todo y se sirve helado. Es especialmente habitual en la costa mediterránea europea en verano, sobre todo, en las islas griegas y en Chipre.

Conociendo estos tipos de café y cómo prepararlos, cuentas ya con una nutrida y sólida base sobre la que constituirte como una auténtico experto en café. En general, recuerda que el café admite muy bien otros ingredientes derivados lácteos como helados o nata, y que combina también muy bien con toques dulces y con licores y alcoholes destilados. Si te interesa el mundo del café, viaja y aprende, ya que es un producto que en cada rincón del mundo tiene sus propias versiones, usos y combinaciones. Recuerda incluir siempre en tu equipaje de mano la póliza de Seguro de Viaje MAPFRE para que tu escapada cafetera solo tenga dulces gustos por descubrir y ni un momento amargo.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios