3 Formas originales y divertidas para que los niños coman fruta

Publicado por CanalHOGAR, 05 Ene 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

3 Formas originales y divertidas para que los niños coman fruta

Si mejorar la alimentación de tus pequeños es tu nuevo propósito, estas 3 formas originales y divertidas para que los niños coman fruta serán tu mejor arma para lograr en el menor tiempo y con el mejor resultado tu objetivo.

Parece una misión imposible, pero quizás es simplemente que no has dado con la forma, el fondo o la nota clave. Prueba con estas 3 formas originales y divertidas para que los niños coman fruta y disfruta viendo a tus pequeños alimentarse de forma sana, variada y completa.

No todos los casos son iguales y hay niños a los que la fruta le provoca un rechazo casi enfermizo, del mismo modo que también hay adultos que no comen fruta. No obstante, antes de tirar la toalla, es importante agotar todos los cauces e incluso daros un tiempo, un paréntesis; respirar y tomar aliento, y volverlo a intentar con nuevas formas y ganas.

Originales sabores

Seguro que has probado con el plátano, la manzana y la pera; pero… ¿y con las frambuesas, las moras, las granadas, las uvas o la piña? Las frutas pueden ser dulces, muy dulces… pero también refrescantes, ácidas… Abre las posibilidades y explora de acuerdo con los gustos de los más pequeños. Si tus hijos son muy amigos del dulce y el chocolate, por ejemplo, explora con frutas como las fresas convertidas en bombones. Si toleran mejor los sabores más refrescantes y ácidos, prueba con piña y cítricos.

Es cierto que la mejor forma y más saludable de comer fruta es de forma natural, pero si de lo que se trata es de lograr que los más pequeños las prueben y vayan introduciéndose en su sabor, no reduzcas las posibilidades. Apuesta por macedonias, combinada con chocolate, leche o yogurt. O cualquiera de sus sabores preferidos o alimentos favoritos como la nata, la leche, condensada, los batidos… las frutas pueden combinarse con muy diferentes sabores y pueden dar resultados muy variados.

Presentaciones creativas en el momento justo

Ésta es una alternativa muy recomendada, y por ello, encontrarás en la red muchas alternativas para crear con frutas composiciones divertidas en el plato de los pequeños o insertarlas en divertidas y actuales brochetas. Pero además de estas formas especiales de colocar trozos de fruta, se hace necesario que busques texturas distintas: purés de fruta, cremas de fruta, batidos, helados, tartaletas o pasteles, frutas escarchadas o glaseadas, flanes, gelatinas, zumos… todo vale y descubrirás todo un mundo de formas de cocinar y transformar la fruta para presentárselas a los más pequeños.

Dentro de este apartado, un consejo a veces olvidado: el momento de la presentación. Si ya has probado a darles a tus pequeños fruta como postre y como merienda, por ejemplo, y has fracasado, entonces ha llegado el momento de innovar. Aprovecha cuando los niños tengan más hambre o estén más entretenidos; no insistas ni incidas en lo que no te da resultado. Sorprende a tus hijos con un primero diferente al mediodía o antes de dormir, cambia el vaso de leche por un batido… busca momentos en los que el niño esté relajado y tú también. La actitud importa y mucho.

Dar ejemplo y ofrecer independencia

Imponer la ingesta de fruta a los niños, muy pocas veces funciona, por no decir ninguna. Sin embargo, predicar con el ejemplo suele dar muy buenos y sorprendentes resultados. No es necesario que estés todo el día comiendo fruta y que obligues a tu hijo a verlo. La fruta debe formar parte de la dieta habitual de la familia, pero también de sus compras y de su paisaje.

Elige fruterías grandes y variadas, muy coloristas y permite a tu hijo elegir las que más le gusten o atraigan. Si en principio, luego una vez en casa no quiere ni verlas no te agobies, pídele –si es posible por edad- que te las prepare para ti y disfrútalas tú. Es muy posible que con el tiempo, ellos también se animen a seguir tu ejemplo. Otra idea, aprovechando la fiebre masterchef actual, es que busques una receta de tarta de frutas o similar y la preparéis juntos para invitar a familiares y/o amigos, por ejemplo, a merendar.

 

Éstas son 3 formas originales y divertidas para que los niños coman fruta, pero nada es infalible; quizás no logres nada o hay posibilidades de que con una combinación de ellas, paciencia y algo de suerte, logres tu meta. En todo caso, es importante no obsesionarse ni agobiarse: muchas veces cuando menos se espera, los niños te sorprenden muy agradablemente. Los que no suelen ser tan agradables son los incómodos imprevistos domésticos que surgen y se producen en los peores momentos;  pero para ellos, tienes en el Seguro de Hogar MAPFRE la solución perfecta e infalible.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos