5 trucos para hacer galletas de mantequilla

Publicado por CanalHOGAR, 30 Dic 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

5 trucos para hacer galletas de mantequilla

No es necesario ser un repostero experimentado para lograr un buen resultado al hacer galletas; no obstante, con estos 5 trucos para hacer galletas de mantequilla, lograrás en menos tiempo y con menor esfuerzo, las mejores pastas.

Estos 5 trucos para hacer galletas de mantequilla son detalles sencillos, pero que muy a menudo se pasan por alto por desconocimiento o por no considerarlos importantes. Sin embargo, resultan fundamentales para lograr unas pastas perfectas con la textura y la apariencia deseadas.

Ingredientes a temperatura ambiente.

Para lograr una masa más homogénea en menos tiempo y con menor esfuerzo, uno de los puntos claves es que los ingredientes principales que normalmente se conservan en la nevera (mantequilla y leche) estén a temperatura ambiente. Aunque depende de la época del año en que hagas las galletas, es recomendable, además de un truco de calidad, que una media hora antes saques estos ingredientes de la nevera. Así, no se estropearán y lograrás que se mezclen mejor y con mayor facilidad.

La mezcla perfecta.

Las cantidades para usar al hacer una masa para galletas de mantequilla son siempre aproximadas y dependen de factores como el número de galletas, el grosor y el gusto personal. La mayor parte de los cocineros recuerdan que cada persona encontrará con la práctica la combinación y cantidades perfectas para hacer sus galletas de mantequilla exclusivas y perfectas. Para empezar a y dar con tu fórmula magistral de galletas, prueba con 300 gramos de mantequilla, 2  huevos grandes, 350 gramos de harina de repostería, 250 gramos de azúcar y una pizca de sal.

El grosor perfecto.

Otro detalle crucial para lograr unas galletas de mantequillas exquisitas que resulten ligeras, pero sabrosas, es el grosor de la masa. Si te queda muy gruesa, no se harán bien en el horno y quedarán crudas por dentro; si es fina en exceso, quedaran demasiado duras y muy poco jugosas al paladar. Dentro de estos extremos también dependen del gusto personal, pero se recomienda que busques un grosor entre los 5 y los 7 milímetros. El grosor adecuado mejorará con el tiempo y la experiencia,  por lo que al principio te costará más, pero después lograrás tu grosor ideal en pocos minutos de estirado con el rodillo.

Mezclar a conciencia.

La mezcla de los ingredientes para obtener la masa de las galletas de mantequilla debe trabajarse a conciencia. Contar con la ayuda de una batidora automática de varillas es sin duda muy importante; además de facilitar el trabajo, lo hace más rápido y menos costoso. No es imprescindible, y también puedes hacerlo con unas varillas manuales, pero es un truco para facilitar y aligerar el trabajo de hacer la mezcla. Recuerda que la textura final deseada es que no quede ningún grumo y que la masa se pegue algo a las manos, al trabajarla.

Masa reposada en la nevera.

Antes de hornear, es imprescindible que la masa ya extendida, repose. El tiempo y forma de reposado varía según los cocineros, pero como norma general y para lograr el mejor resultado, todos coinciden en señalar que ha de dejarse, al menos, una hora en reposo y si es en el frigorífico aún mejor. Una masa refrigerada contribuye favorablemente a obtener unas galletas de mantequilla con una textura perfecta, ni demasiado duras ni blandas. No te saltes este paso, ten paciencia y deja la masa de tus galletas perfectamente extendida reposar dentro de la nevera.

 

Ya sabes 5 trucos para hacer galletas de mantequilla; son los básicos, pero también los más importantes para que puedas enfrentarte a esta tarea repostera con conocimiento y un poco de ventaja. Observar estos consejos te facilitará la tarea y mejorará en mucho el resultado final, por lo que, desde tus primeras hornadas, disfrutarás de unas galletas de mantequillas exquisitas y deliciosas.

La experiencia exitosa te animará a seguir mejorando e innovando con tus propias aportaciones. La tranquilidad en la vivienda ayuda a emprender nuevas aficiones y diversiones como la cocina; con el Seguro de Hogar MAPFRE tienes garantizada la asistencia y servicios de uso cotidiano más habituales, evitándote pérdidas de tiempo y situaciones de estrés ante imprevistos domésticos.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos