Cómo hacer mantecados caseros

Publicado por CanalHOGAR, 16 Dic 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo hacer mantecados caseros

Hacer dulces caseros, además de entretenido, es saludable;  si te apetece probar con una receta clásica y tradicional, esta receta te explica cómo hacer mantecados caseros de una manera sencilla y en tu propio horno.

Este tipo de pasta se consume especialmente en Navidad, pero es exquisita para cualquier época del año para acompañar, por ejemplo, un café, chocolate o infusión. Para saber cómo hacer mantecados caseros, sólo tienes que seguir los pasos que te proponemos a continuación.

Ten en cuenta que esta es una receta tradicional para elaborar mantecados de almendras, pero hay algunas variedades más, según el gusto y tu inspiración, podrás hacerlos de limón o sésamo, entre otras opciones.

Lo importante para saber cómo hacer mantecados caseros es saber hacer la masa base para hornear con la que se hace la pasta en sí; luego puedes aderezarla o decorarla según el gusto o la necesidad.

Para hacer la masa de mantecados caseros -para unas 65 unidades-  al estilo tradicional necesitas:

- Manteca de cerdo, 250 gramos.

- Almendra, puede ser natural o ya tostada y molida para mayor comodidad y rapidez (250 gramos).

- Azúcar glass, 250 gramos.

- Harina, unos 800 gramos aunque es mejor tener algo más, por si la masa te admite más.

- Aceite, unos 250 mililitros.

- Huevos, 2 unidades.

- Almendras y azúcar para decorar, o lo que te apetezca y te guste.

Si has decidido utilizar almendras al natural, antes de ponerte con la masa tendrás que prepararlas. Tienes que cascarlas con cuidado, extraer la almendra y ponerlas a escaldar en agua hirviendo para luego, poderlas pelar con facilidad, tostarlas,  partirlas, y/o molerlas.

Para preparar la masa para hacer mantecados caseros, sigue estos sencillos pasos.

1. En un bol amplio bate un huevo, añade azúcar, manteca y algo de harina. Trabaja de forma concienzuda esta mezcla para que la manteca se vaya deshaciendo y se vaya formando la masa. Sé paciente y no te agobies: este proceso lleva un tiempo y es mejor tomárselo con calma e ir añadiendo ingredientes poco a poco para que el resultado final sea más rico.

2. Agrega el aceite y el resto de harina cuando ya la manteca esté totalmente integrada, y vuelve a amasar. Debes lograr una masa de textura  untosa y contundente, que si la aprietas se junta, pero que sin embargo, sino la mantienes apretada se suelta y adquiere un tacto granulado. Deja reposar la masa unos 15 minutos.

3. Es el momento de extender la masa con un rodillo. No es recomendable que quede muy fina, aunque esto depende también del gusto, pero para obtener el estilo clásico de mantecado, lo recomendado es que la masa tenga un centímetro de altura aproximadamente. Como es lógico, dependiendo del grosor saldrán más o menos mantecados.

4. Corta con un molde o carta pasta los mantecados. Con un vaso puedes hacerlo, si no tienes otro instrumento más específico. Los recortes que vayan quedando vuélvelos a unir todos, amasar y extender para volver a hacer unos cuantos mantecados más; así aprovecharás al máximo la pasta y el trabajo.

5. Coloca los círculos de masa sobre papel para el horno y sobre la bandeja del mismo. Precalienta a unos 180 grados, e introduce los mantecados unos 15 minutos con la opción de cocción por arriba y por abajo.

6. Al sacarlos del horno aún estarán blandos, pero los puedes decorar al gusto con almendras, espolvorear de azúcar glass… y dejarlos enfriar, irán endureciendo y quedarán listos para degustar.

Con esta receta de cómo hacer mantecados caseros podrás preparar este dulce de la manera más tradicional, aunque admite también que improvises algún ingrediente estrella, personal, de acuerdo con tu gusto y creatividad. Es una masa, la del mantecado, bastante agradecida en cuanto a que combina muy bien con otros sabores, tanto dulces como cítricos y frutos secos, en general. Igual que los Seguros de Hogar MAPFRE que admiten todas las coberturas en sus pólizas, protegen tu cocina y cuidan sus elementos, permitiéndote elegir las coberturas que mejor se adapten a tus necesidades cotidianas y las de tu vivienda.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios