Cómo hacer mantequilla en punto pomada

Publicado por Víctor Canales, 20 Abr 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Conseguir mantequilla en punto pomada

Muchas veces se suele resaltar el inconveniente de la mantequilla de ser tan dura. Untarla en pan o hacer bizcochos con ella puede ser tedioso. La clave está en encontrar el punto que necesitamos, ese punto intermedio entre el estado líquido y el sólido al que se suele denominar punto pomada.

LO QUE DEBES SABER...
  • Ingredientes: lo principal que vas a necesitar es mantequilla en bloque.
  • Utilidad: la mantequilla a punto de pomada es ideal para la realización de diferentes postres.
  • Necesario: es indispensable un microondas para poder derretir la mantequilla.

La mantequilla en punto pomada suele ser habitual para realizar postres. Es un imprescindible de los bizcochos, por ejemplo. Aunque también es ideal para untar en sándwiches y bocadillos. El problema está cuando te cuesta encontrar ese punto, intermedio entre la mantequilla en bloque y la líquida, con una textura cremosa. Por eso, vamos a explicarte una forma rápida y sencilla de cómo conseguirlo.

 

Sencillos pasos a seguir

Primeramente debemos coger un bloque de mantequilla que cortaremos en trozos pequeños, en taquitos. Luego debemos ponerla en el microondas a su máxima potencia. Con una duración de 20 a 30 segundos, hasta que se derrita a la mitad.

Una vez conseguido este resultado, procederemos al siguiente paso. Debemos batir la mantequilla con un tenedor. El calor de la parte derretida hará derretir el resto, consiguiendo así un producto homogéneo.

Finalmente, tendremos que dejar que se enfríe un poco. De esta forma, pasará a tener la textura cremosa que queremos conseguir. En caso de estar muy líquida, podemos meterla unos minutos en la nevera.

Consejos a tener en cuenta

En muchas ocasiones se tiende a echar más harina cuando tenemos una mantequilla líquida. Esto es posible, pero el resultado de nuestra receta no será el mismo. Una mayor cantidad de harina significa conseguir una masa más seca después del horneado.

En caso de que usáramos una mantequilla líquida pero con la cantidad de harina normal, tendríamos otras dificultades. En esta ocasión el problema es el exceso de humedad en la masa, algo que entorpece el proceso de amasado. Las masas son más fáciles de manejar cuanto menos húmedas están. 

Es por ello, que el usar mantequilla en punto pomada hará que consigamos una masa perfecta con la cantidad de harina adecuada.

 

Si te han parecido interesantes estos consejos de cocina, nuestro boletín de canalHOGAR  te da muchos más. ¡Suscríbete ahora!



Comentarios (1)

gdani535 comento el 20/04/2015 a las 12:08

No sabía que a ese estado entre líquido y sólido de la mantequilla se le llamaba punto pomada. Siempre suelo dejar muy líquida la mantequilla y es un poco tedioso, pero ahora intentaré acordarme de dejarla en punto pomada

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos