Recetas para aprovechar el pan duro

Publicado por Patricia Arroyo, 11 Nov 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo aprovechar el pan duro

A todos, y más de una vez, nos ha sobrado algo de pan y al final se ha quedado duro. Y claro, lo primero que pensamos es en tirarlo porque está intratable para comer. Pero ¿y se te contamos algunas recetas para que puedas aprovechar el pan duro? ¡Apunta!

LO QUE DEBES SABER...
  • Pan de ajo: una barra de pan duro puede convertirse en un perfecto entrante si la aprovechamos para preparar pan de ajo.
  • Potaje: es una receta típica invernal a la que podemos añadir bolas de pan preparadas con pan duro.
  • Migas: sin duda, las migas son un plato perfecto para aprovechar el pan duro que nos sobra en casa.
  • Sopa de ajo: esta es otra receta ideal para cuando llega el frío, además es muy completa pero fácil de preparar.

Al no tirar el pan duro, no solo estaremos dando buen ejemplo de no tirar la comida, sino que, además, lo podremos aprovechar para hacer pan rallado (lo más habitual) y también para cocinar ricas recetas saladas con pan. ¿Quieres saber cuáles?

 

Crujiente pan de ajo

¿Quién no ha disfrutado en alguna comida de unos ricos panes de ajo como entrantes? Pues ahora puedes disfrutarlos siempre que quieras y además aprovechar el pan duro que te ha sobrado en casa.

Para hacer pan de ajo necesitamos los siguientes ingredientes: 100 gramos de mantequilla, 3 dientes de ajo, perejil, pimienta, sal y una barra de pan duro.

Como ves, son ingredientes fáciles de conseguir, pues normalmente los tenemos en casa. ¡Empezamos!

En primer lugar, comenzaremos cortando la barra de pan en rebanadas, pero sin llegar a cortarlas del todo, es decir, hundiendo el cuchillo solo hasta la mitad. Después, precalentaremos el horno a 160 ºC.

Mientras esperamos a que el horno se caliente, iremos batiendo la mantequilla (del tiempo) en un cuenco. Cuando esté totalmente batida, añadiremos los ajos machacados, un poco de perejil bien picadito y un poco de sal y pimienta. Hasta aquí fácil, ¿verdad?

El siguiente paso será untar todas las rebanadas de pan con la mezcla que acabamos de hacer, pero con cuidado de que no se separen. A continuación, envolveremos la barra de pan con papel de aluminio, la colocaremos sobre una bandeja y la meteremos en el horno.

Para que el pan de ajo quede crujiente y calentito, bastará con hornearlo primero durante 6 minutos y después otros 4 minutos ya sin papel de aluminio. Cuando haya finalizado el tiempo, dejaremos que la barra se enfríe un poco y después la cortaremos para disfrutar de todas y cada una de las rebanadas de pan.

Es una receta sencilla y rápida de hacer. ¡Ahora te toca a ti elaborarla!

Potaje de garbanzos con bacalao, espinacas y pan

Aprovechando que tenemos pan duro, vamos a añadir a nuestro delicioso potaje de garbanzos con bacalao y espinacas, las típicas bolas de pan. ¡Veamos sus ingredientes!

Para hacer las bolas de pan necesitaremos: 1 huevo batido, perejil picado, leche, aceite, dos dientes de ajo bien picaditos y media barra de pan duro sin corteza.

El resto de ingredientes para hacer el potaje son: 400 gramos de garbanzos, 300 gramos de espinacas, 3 huevos duros, 1 cebolla, 4 dientes de ajo, 1 hoja de laurel, aceite de oliva y caldo de pescado.

En primer lugar, tendremos que preparar las bolitas de pan. Para ello, quitaremos la corteza al pan duro y dejaremos solo la miga. Después, prepararemos un recipiente con leche para remojar la miga. Cuando esté blandita, la escurriremos y la pondremos sobre otro recipiente.

A continuación, mezclaremos el huevo batido, el perejil y los dientes de ajo con la miga. Y, por último, haremos pequeñas bolas (como albóndigas más o menos) para freírlas después en abundante aceite.

El siguiente paso será preparar el potaje como tal. Para ello, pondremos aceite en una cazuela y echaremos la cebolla, los ajos y el laurel. Cuando todo esté bien doradito, agregaremos el caldo.

Después, añadiremos los garbanzos (tiernos), el bacalao cortado en trozos y, por último, las espinacas, que ya habremos lavado y escurrido. Cuando esté todo blandito y en su punto, añadiremos los huevos duros y las bolas de pan. Dejaremos cocinar 10 minutos más, ¡y listo para comer!

Receta de migas

Sin duda, una de las recetas más tradicionales de la gastronomía extremeña son las migas. Así que, si todavía no las has probado y quieres saber cómo se hacen, coge boli y papel porque te contamos su receta. Hay diferentes formas de hacer migas y esta es una de ellas.

Necesitamos los siguientes ingredientes: una barra de pan duro, leche, ajos picados, chorizo, panceta, pimentón dulce, jamón (opcional), aceite y sal. ¿Preparado para hacer migas?

El primer paso será cortar el pan en rebanadas y echarlas en un recipiente. Después, añadiremos leche por encima de tal manera que queden empapadas pero no encharcadas. Mientras echamos la leche, iremos aplastando el pan para que se desmigue y lo dejaremos reposar.

A continuación, cortaremos y picaremos los ajos y el jamón, y la panceta y el chorizo en dados. Pondremos a calentar una caldereta con aceite y, cuando esté caliente, freiremos por separado el ajo, el chorizo, la panceta y el jamón. Dejaremos todos estos ingredientes apartados en un plato.

En la misma caldereta echaremos un poco de pimentón y después el pan desmigado mojado en leche. Mientras se hacen las migas, iremos removiendo de arriba a abajo para que la masa se vaya separando y queden pequeñas migas. Este proceso puede tardar varios minutos hasta que queden bien doraditas.

Por último, añadiremos el jamón, el chorizo, la panceta y el ajo, ¡y a comer migas!

Sopa de ajo

Ahora que el frío ha llegado, no hay nada mejor para entrar en calor y para nuestras gargantas resentidas que una rica sopa de ajo.

Para elaborarla necesitamos: 2 cucharaditas de pimentón dulce, 6 dientes de ajo, media barra de pan duro, 150 gramos de jamón serrano, 100 gramos de chorizo, caldo de pollo, 4 huevos, perejil, pimienta negra, aceite y sal.

Aunque son unos cuantos ingredientes, te prometemos que la receta es rápida y fácil de hacer. ¡Empezamos!

Cortaremos el pan en rebanadas y las meteremos en el horno a 180 ºC durante 3 minutos. Eso sí, tendremos que estar pendientes de darles la vuelta para que se hagan por ambos lados y no se quemen.

Mientras las rebanadas de pan se hornean, iremos picando los ajos y cortando el chorizo y el jamón. Si estos ingredientes los cortamos en taquitos, mejor. Después, pondremos a calentar una cazuela con aceite a fuego lento y echaremos los trocitos que hemos cortado para freírlos. En 5 minutos estarán listos.

A continuación, añadiremos un poco de pimentón dulce, el pan tostado y el caldo de pollo, y subiremos la temperatura un poco más.

Después, echaremos una pizca de sal y pimienta, perejil picado, y, por último, añadiremos los huevos escalfados, que ya habremos preparado, sobre la sopa de ajo. ¡Rica, rica!

 

Si te han parecido interesantes estos consejos de cocina, nuestro boletín de canalHOGAR te da muchos más. ¡Suscríbete ahora!



Comentarios (1)

irenita52 comento el 11/11/2014 a las 12:46

Muchas gracias por estas recomendaciones. Normalmente, congelaba el pan que sobraba si era mucha cantidad, pero a partir de ahora lo emplearé para estas recetas.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos