Chirimoya, fruta de temporada

Publicado por Patricia Arroyo, 06 Nov 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Chirimoya, una fruta saludable

Hoy vamos a hablaros sobre la chirimoya, una fruta de invierno con numerosos beneficios para nuestra salud.

LO QUE DEBES SABER...
  • Vitamina C: gracias a la vitamina C, la chirimoya es una fruta ideal para combatir los resfriados.
  • Fibra: esta fruta es altamente recomendable para personas que sufren de estreñimiento, debido a su contenido en fibra.
  • Otras propiedades: las chirimoyas nos aportan glucosa, fructosa, potasio, sodio y se componen de un 75 % de agua.

La chirimoya posee importantes propiedades que hacen de ella una fruta muy recomendable para embarazadas, madres en periodo de lactancia, personas mayores y deportistas. ¡Veamos cuáles son sus beneficios!

 

Conoce las propiedades de la chirimoya

La chirimoya tiene un alto contenido en vitamina C, por lo que es una fruta ideal para combatir los resfriados. Además, ejerce una función antioxidante. También nos aportan glucosa y fructuosa y numerosas calorías debido al azúcar que contiene.

Entre otras propiedades, encontramos su contenido en fibra, por lo que se recomienda para personas que sufren de estreñimiento. Además, las chirimoyas tienen un 75 % de agua.

Y si sufrís hipertensión arterial, problemas cardiacos o de vasos sanguíneos, entonces no dudéis en añadir a vuestra dieta esta deliciosa fruta, pues, debido a su aporte en potasio, sodio y poca grasa, es totalmente aconsejable para este tipo de problemas de salud. Asimismo, la chirimoya también ayuda a reducir los niveles de colesterol.

Por último, la chirimoya es una fruta beneficiosa para nuestro sistema nervioso.

Cómo comer chirimoyas

Como sabéis, la chirimoya es una fruta invernal fresca y fácil de consumir. Se aconseja partirla por la mitad y comer su pulpa con una pequeña cuchara. Eso sí, hay que tener cuidado de no tragarse las semillas, ya que las iremos encontrando a medida que vayamos comiendo la pulpa. Por esta razón, se recomienda tener precaución si se la damos a niños pequeños.

La chirimoya se debe comer cuando la cáscara tenga un color verde oscuro o amarillento. En cocina, se pueden utilizar para hacer ricos helados, mermeladas y batidos de fruta natural.

En cuanto a su conservación, hay que evitar guardar las chirimoyas en la nevera para no interrumpir su proceso de maduración. Lo mejor es colocarlas en el frutero y, en el caso de que queremos comerlas bien fresquitas, podemos meterlas en la nevera minutos antes de consumirlas.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

martincp118 comento el 06/11/2014 a las 11:46

Me encanta en invierno ir al supermercado y comprar chirimoyas, ojalá esta fruta estuviera todo el año.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios